Doña Pilar y el castaño

Doña Pilar y el castaño

Llevo muchos años escribiendo sobre El Escorial, sobre sus dos pueblos serranos el de Arriba y el de Abajo, dos pueblos muy cercanos pero muy alejados todavía en la pretensión de muchos en su unión municipal. Yo a pesar de mis raíces sanlorentinas soy de los que lo veo positivo pero somos muchos a decidir y mi opinión sería una más.

He escrito de todo y a veces con problemas por expresar mi opinión que parece que la libertad de expresión sólo sirve para algunos. Los demás no tenemos libertad de expresión, debemos decir lo que quieren oir porque no admiten una opinión diferente.

Aunque los temas se me van acabando siempre aparecen noticias y temas relacionados sobre los que poder escribir en este blog. En este caso dos noticias me han despertado de mi letargo.

 

 

Doña Pilar de Borbón, señora como una reina que lo pudo ser, hermana de Don Juan Carlos, decidió antes de morir no ser enterrada en el Panteón de Infantes del Monasterio del Escorial, que está destinado a príncipes, infantes y reinas que no han sido madres de reyes. Con ello “se producía un punto de inflexión en lo que ha sido las normas tradicionales de la Familia Borbón” como señala Carmen Enriquez en OKdiario. Hija de Don Juan, que a título de Rey Juan III, fue enterrado en el Panteón de Reyes, ella podía ser enterrada en el Monasterio, pero decidió que fuera incinerada y descansar sus cenizas junto a su marido Luis Gómez-Acebo, aristócrata, duque de Estrada pero no miembro de la realeza por lo que tuvo que renunciar a la sucesión para poder contraer matrimonio con él.

El Panteón de Infantes está situado bajo la zona del convento y fue construido en 1.862 en mármol blanco de Carrara por José Segundo de Lema, proyecto aprobado por iniciativa de la Reina Isabel II. Allí están enterrados creo que noventa y seis personajes de la realeza y cuatro más en su propio pudridero, que como en el Panteón de Reyes deben reposar cerca de veinticinco años antes de su descanso definitivo en una de las ciento treinta y tres tumbas que contiene el Panteón. Allí están enterrados desde el primero Fernando de Austria (1.529), Infante de España, hijo de Carlos I hasta los últimos que se mantiene en el pudridero: el Infante Jaime de Borbón (tío del Rey Juan Carlos) Luis de Baviera (primo del Rey), Isabel Alfonsa de Borbón (sobrina de Alfonso XIII) y Don Carlos de Borbón Dos Sicilias (primo del Rey Juan Carlos).

Aquí debería reposar la Infanta Pilar pero su decisión fue la descansar junto al amor de su vida que fue Don Luis Gómez-Acebo.

Cuando la situación actual, política, social y de pérdida de valores no da para abrazos, resulta que la gente busca a quien hacerlo. Y este es el caso de los vecinos de San Lorenzo que tienen como parte de su rutina, acercarse en sus paseos a un centenario castaño, al que algunos abrazan. El castaño que ha sido noticia está situado en el Arroyo del Avispero al final de la carretera de Robledo. Pero este abrazo va a ser prohibido por el Ayuntamiento de San Lorenzo que ha pedido a los vecinos que no lo hagan para prolongar su vida ya que sus pisadas de la zona reservada para su conservación, compactan el terreno y no dejan penetrar el aire en sus raíces.

Esta es la noticia y como la he leído se la cuento.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *