El cuadro de Dalí con el Monasterio de testigo

El cuadro de Dalí. Comentaba en este blog que son muchos los grandes pintores que han dejado en sus lienzos una visión del Monasterio. Comentaba el que para mí es un magnifico cuadro, que fue pintado por Pablo Rubens en uno de sus viajes a España. Ahora revisando a otros pintores, dos grandes, como Dalí y Zuluaga, introdujeron en sus cuadros una vista del Monasterio.

Salvador Dalí, pintor español nacido en Figueras, es uno de los mayores representantes del surrealismo y conocido por sus icónicas imágenes de un estilo genuinamente personal. Si no me equivoco, Dalí realizó pocos retratos. Uno de ellos es este cuadro titulado “Embajador español Juan Cárdenas”. Es un óleo sobre lienzo sin fecha ni firma de 0,61 x 0,50 mts. que se exhibió inacabado en la Galería Julien Levy de NuevaYork el 20 de abril de 1.941.

El retrato corresponde al embajador español Juan Cárdenas que desempeñó, durante la II República, sus primeros cargos en Washington en 1.932  y posteriormente en la República Francesa entre 1.934 y 1.936. Aristócrata de inclinaciones monárquicas, fue enviado a desempeñar las funciones de representante diplomático informal del bando franquista en los Estados Unidos, en calidad de «representante del gobierno nacional»

Parece como si el retrato del diplomático no fuera lo importante de este cuadro ya que no responde a los cánones que normalmente siguen estas representaciones de hombre, mujeres y niños. Es el cielo reventón, la imagen del Monasterio y el paisaje terroso lo que da importancia a la composición colocando a la figura del embajador Juan Cárdenas en una esquina actuando de contrapeso a la composición del cuadro pero desdibuja la figura de este diplomático español. Es una obra típica del surrealista Dalí donde trastoca lo real para adentrarse en lo subjetivo y quizás en lo más expresivo.

 

Tribulaciones de un nuevamente confinado.- 99

Tribulaciones de un nuevamente confinado. – 99

Sigo confinado en lo que se llama ahora, Zona Básica de Salud (ZBS). Mi zona tiene unos niveles de contagio que van en aumento. La respuesta es clara y diáfana: la zona confinada tiene una zona que no lo está, una zona que corresponde al AZCA y al Corte Inglés de Castellana. A esta zona si se pueda entrar y como no hay ningún control policial, la gente, contagiada o no, circula sin problema por toda la Zona Básica. Así llevamos más de un mes.

Mientras, las cosas que pasan no se si son para llorar o para reir. La izquierda entiende que no hay problemas de COVID, ni económicos ni sociales. Su preocupación ahora, iniciada en el Parlamento de Mallorca, son los huevos. Me refiero a los huevos de gallina.

PSOE, Podemos y Mas Madrid exigen a Ayuso “huevos libres de jaulas” en todos los comedores de la Comunidad de Madrid. Para conseguir esta importante iniciativa que tanto preocupa a los madrileños, han registrado una Proposición No de Ley firmada por los diputados Gabilondo, Serra y García en la Cámara autonómica. Creía que un señor tan serio y tan triste como Gabilondo, no se dejaría engañar para firma este tipo de proposición. Me figuro que le estará produciendo una inmensa vergüenza ajena y me gustaría oir a su hermano Iñaki Gabilondo, lo que diría de esta iniciativa.

Constitución. Las elecciones catalanas nos van a traer grandes titulares. El primero viene de la mano del “coletas”, perdón, del vicepresidente del gobierno de un país democrático y constitucionalista, que pide para Cataluña una “constitución social”  además del reconocimiento del Estado plurinacional.

Los “comunes” que son los del “coletas” en Cataluña quieren definirla “como una república social, democrática y ambientalmente justa que comparte soberanías en el marco de la república plurinacional». Asimismo, aspiran a impulsar una reforma de la Constitución para reconocer la «plurinacionalidad». El señor que avala esta proposición, es el vicepresidente de un país que gobierna un señor que se harta de acudir a la Constitución como seña de identidad, cumplimiento y funcionamiento de este país antes llamado España. Que sigan por este camino que nos acabaran echando de todas las instituciones europeas y mundiales porque después vendrán las constituciones vasca, gallega, balear, canaria, valenciana…. es decir 17 constituciones para llegar al país multinacional.

Contagios. Aquella manifestación feminista  del  8-M, trajo a Madrid el inicio de un incremento de contagios del virus que no han parado de crecer desde aquel día. Impulsada por la ministra y pareja del “coletas” fueron cayendo ministras y personalidades que participaron, sin conocer cuántas se contagiaron asistentes a esa fatídica manifestación.

Esto lo traigo como recuerdo para denunciar lo que va a ocurrir en Cataluña. La participación en los mítines será libre sin cumplir las actuales duras medidas de movilidad y asistencia a concentraciones para intentar paliar la pandemia. Mientras, se cierran bares, cementerios, comercios y toda clase de actos públicos en todas las Comunidades.

Cuando acaben esta elecciones vendrán todos los “decretazos” hoy silentes, que este Presidente ha aparcado para no perder votos en Cataluña. ¿Qué va a hacer “Falconetti” con el déficit fiscal, el déficit comercial, las pensiones, el dinero de la UE para paliar las consecuencias del COVID, los ERTES, las ayudas por las secuelas de la nevada en la agricultura y en las ciudades, con el P.I.B y la Bolsa estrellándose y tantos problemas que le deberían importar y que pasa de ellos como si no existieran.

El Cuadro de Rubens

 

Paisaje de El Escorial - Colección - Museo Nacional del Prado

El cuadro de Rubens

El Monasterio del Real Sitio de San Lorenzo es uno de los Museos de pintura  más importantes que podemos ver en España. Felipe II y sus sucesores fueron llenando de arte la inmensa fábrica de granito que Juan Bautista de Toledo, autor de las trazas, proyectó para Felipe II y que Juan de Herrera terminaría la obra tras el fallecimiento del arquitecto renacentista español. Si esto es cierto no menos cierto es que el Monasterio ha sido y seguirá siendo motivo para cuadros de grandes pintores y de otros miles que ven en la obra y en su entorno el motivo favorito para sus pinturas.

La pandemia con su confinamiento y ahora la inmensa nevada que también nos ha confinado, han hecho que, en mi búsqueda de temas sanlorentinos, haya caído frente a un cuadro que realmente me ha impactado. Se trata de un cuadro del pintor barroco, de la escuela flamenca, Pedro Pablo Rubens, pintor favorito del Felipe IV, que le encargaría decenas de cuadros para decorar sus palacios. De aquí que la mayor colección de cuadros de Rubens (alrededor de 90 cuadros) se encuentre en el Museo del Prado procedentes de la colecciones reales.

Rubens realizó labores diplomáticas y en 1.628 realizaría un nuevo viaje a España para informar al Rey Felipe IV de la situación de las negociaciones de un tratado de paz con Inglaterra. Sería este viaje en el que realizaría el cuadro del Monasterio y conocería a Velázquez con el que tendría una gran amistad.

“Durante esta estancia de nueve meses en Madrid, se sabe que Rubens salió en una ocasión de la propia ciudad para conocer el Monasterio del Escorial. Según los escritos de Francisco Pacheco, maestro y suegro de Velázquez, Rubens solo mantuvo una especial comunicación con Velázquez, con quien incluso se escribía por cartas, llegando a hacer amistad e incluso yendo juntos a ver el Escorial. Asimismo, los propios escritos de Rubens también relatan su versión de esta experiencia, especificando que fue con Velázquez al Escorial y subieron al monte Abantos, donde éste se quedó maravillado con las vistas.” (Leído en Free Tours).

Parece que en su viaje al Escorial quedó prendado del paisaje que desde la Cruz de Abantos con el Monasterio al fondo, descubrió en su paseo por el Monte  y se dedicó a pintarlo. El mismo haría una descripción de su pintura:

     “En la cima existe una gran cruz de madera que se descubre fácilmente desde Madrid, y a su lado una pequeña iglesia dedicada a San Juan, que no se ha podido representar en este cuadro porque quedaba a nuestra espalda y donde mora un ermitaño que se ve aquí con su borrico. No hay necesidad de decir que abajo se encuentra el soberbio edificio de San Lorenzo de El Escorial con su pueblo y sus alamedas de árboles, con la Fresneda y sus dos estanques y el camino de Madrid que aparece en lo alto.”

Así describía la pintura, que se encuentra  en el Museo del Prado, a la que me refiero y que nos descubre un paisaje muy diferente al actual. El Monte de “La Jurisdicción” hoy Monte Abantos se ve su cara sur pelada sin vegetación, de cuya forestación se encargarían los estudiantes de la Escuela de Ingenieros de Montes que estuvo ubicada en la Casa de Oficios de San Lorenzo entre 1.869 y 1.914. Los estudiantes realizaron sus prácticas en el Monte Abantos y consiguieron una reforestación que fue elogiada por muchas instituciones..

Sobre el Monte Abantos, el cuadro recoge  un cielo azul característico de la zona que Velázquez inmortalizó con su maestría en muchas de sus obras. Un pueblo incipiente queda dibujado junto a la imagen del Monasterio visto desde la altura del Monte como Rubens describía.

El cuadro mantiene la armonía de sus tonos sin ninguno que rompa el equilibrio casi fotográfico del paisaje. Es de los cuadros que me gustaría tener en mi casa.

Tribulaciones de un nuevamente confinado.- 98

Tribulaciones de un nuevamente confinado.- 98

Hoy día 8 de enero del nuevo año es otro día para olvidar. Parece que Madrid no recibía desde hace 50 años una nevada como la que está cayendo. Recuerdo que en la nevada de enero del 2.018 fue enormemente criticada por la oposición, es decir por Sánchez e Iglesias por la falta de previsión del Gobierno de Rajoy. Hoy la imprevisión del Gobierno no puede ser criticada. Para Marlaska y el ministro Abalos todo está perfectamente controlado y ejecutado pero por ejemplo los policías se quejan de que no tienen cadenas para sus coches y poder hacer su labor en la capital de España. Mientras la luz no para de subir, justo en estos días en los que el consumo se hace mayor es decir más pasta para las compañías y muchas, muchísimas familias sin poder encender la calefacción. Aquí recordar como echaban espuma por la boca contra Rajoy por no frenar las subidas de un bien indispensable para días como los de la borrasca” Filomena”. Iglesias se quita de en medio justificando que tiene poca influencia en la Moncloa.

Por cierto una dirigente de Unidas Podemos crítica que la borrasca Filomena tenga nombre e mujer. No queréis la igualdad pues las borrascas se las llaman con nombres masculinos y femeninos. Su justificación es que a todos los desastres les ponen nombre de mujer. Con todos los respetos señora: es usted una imbécil.

Si creíamos que el 2.021 debería iniciar el cambio hacia la “nueva normalidad”  que así llama Sánchez a lo que debería estar ocurriendo desde hace muchos meses viene Filomena y se carga todo. Cosechas por los suelos; Madrid cerrado por la nieve; colegios, universidades y centros educativos cerrados hasta el miércoles; miles de camiones parados en las carreteras con peligro de desabastecimiento; Sánchez preparando la subida de impuestos; los de Podemos diciendo barbaridades como la que propugna una dirigente de entrar desnuda en las Iglesias; el ministro Illa se va a Barcelona para hacer campaña a las elecciones catalanas, pero no deja el Ministerio ni con agua hirviendo.

Estoy harto. En pocas palabras: esta es la situación de hoy y mañana peor.

Tribulaciones de un nuevamente confinado.- 97

Tribulaciones de un nuevamente confinado.- 97

Nuevamente confinado en mi zona básica de Salud por la que puedo pasear pero no salir de ella. Gracias a que no me prohíben escribir sobre lo que me de la gana.

Cuando me he enterado de que el Presidente está confinado en la Moncloa por el positivo al COVID de Macron, con el que estuvo hace unos días, se me han abierto las carnes. Diez días sin tener que insultar a la oposición, sin Parlamento que lo controle, sin viajes a ninguna parte porque no le hacen caso en ningún sitio, se me han abierto las carnes. Diez días para negociar con Bildu los nuevos acercamientos de etarras que ya sean producido estos días; diez días para hablar con el “coletas” y pactar la subida de impuestos, la bajada de las pensiones, que está a las puertas o la subida del Salario Mínimo; o diez días para negociar con Junqueras, con el que tiene línea directa desde la cárcel-hotel donde pasa sus “vacaciones” para negociar el indulto de los golpistas condenados, que también está a las puertas de este próximo año. Días para pensar en la estrategia para hacer olvidar sus desastrosa gestión de la pandemia y trasladársela a las Comunidades, especialmente a Madrid, o como engañar, todavía más, a los españoles. Días para negociar con sus socios como se van a repartir los fondos que la UE va a dar a los Estados miembros para paliar las consecuencias económicas de la pandemia. Días para vender en televisión su nefasta  gestión como Presidente del Gobierno, que si hacer ninguna concesión a su arrepentimiento, ya se ha producido.

Estos diez días, como todo el año 2.020, habrá que borrarlos para que sólo vivan en la agenda de las cosas a olvidar. Y mientras mis, carnes siguen abiertas y será difícil cerrarlas.

El Escorial está triste.

San Lorenzo está triste, que tendrá San Lorenzo. Una Navidad sin el Belén que durante todo el año un grupo de voluntarios trabaja para su exposición. Un Belén casi viviente que llena las calles y plazas de animales, pastores, soldados, grandes elefantes y el Portal de Belén con la Virgen, San José y el Niño Jesús recién nacido. Este Belén, estas Navidades no lo veremos. Las calles y plazas no verán las figuras que lo representan ni a los miles de visitantes que vienen a disfrutar con él. Un virus asesino, el COVID-19, ha conseguido que se prohíba su exposición por miedo a los contagios.

Pero San Lorenzo no podía quedarse sin algo que lo recordara y el Ayuntamiento ha permitido que en la plaza se instalara el Portal de Belén y las figuras que lo forman. Los balcones de los edificios que rodean la plaza del Ayuntamiento, han recibido a muchos de los personajes que lo componían y desde allí arriban permanecen en vigilia para acompañar a la Familia que en el Portal esperan la llegada de los Reyes Magos.

 

Libros sobre El Escorial y todo lo que representan sus principales personajes, hay miles. No sé su número pero Gaby Sabau, q.e.p.d,  comenzó y creo que no terminó, un libro compendio de todo lo que se ha escrito sobre El Escorial. No debe haber año que no se editen varios libros sobre el Monasterio, Felipe II, la inmensa pinacoteca o su maravillosa Biblioteca, personajes relevantes, arquitectos y constructores y toda la obra posterior de Carlos III y Juan de Villanueva.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Entre ellos y recién aparecido, ha visto la luz el libro “75 Trocitos de Romería” recogidos por un duendecillo, Nico, que apareció por casualidad junto a la campana “Teresita”, llamada por D. José Estévez “golondrina”, en la fachada de la Ermita de Nuestra Señora la Virgen de Gracia. Nico, nacido allá por 1.560, ha ido recogiendo trocitos de la Romería, que un Romero de hace 70 años y Romero de Honor, José Carlos Saínz de los Terreros, ha ido ordenando y preparando para su edición por la Hermandad de Romeros de la Virgen de Gracia y patrocinado por el M.I Ayuntamiento de San Lorenzo. Coincidiendo con el 75º Aniversario de la Romería, ha seleccionado 75 “trocitos” de los muchos que el duendecillo le iba remitiendo,” unos de acontecimientos históricos, otros emotivos y curiosos, alguno triste, otros recuerdan a grandes romeros y romeras, alguno simpático…, pero todos tienen un denominador común: NUESTRA SEÑORA LA VIRGEN DE GRACIA”

Es un libro para que los niños se entretengan con Nico el duendecillo y vayan acercándose a la Romería. Para que los jóvenes conozcan todo lo que ha aportado y seguirá aportando la Romería y para los mayores, los que vivieron estos y muchos otros “trocitos” para recordar y poder así querer más a la Virgen de Gracia y su Romería.

Este libro no debe faltar en la biblioteca de nadie que ame la Romería porque se le abrirán los recuerdos que durante tantos años se han ido guardando en el invernadero de las alegrías pasadas de estos 75 años de celebración de la Romería de Nuestra Señora la Virgen de Gracia.

 

El Cafetín Croché.- 27 (continuación)

El Cafetín Croché.- 27 (continuación)

Capítulo X

EPIGRAMAS

En la calle San Lorenzo

callejón salvo buen fín,

un Café no llegó a serlo

y se quedó en Cafetín.

En verano tres terrazas

copan el callejón;

gentes llenando sus panzas

y no ver televisión.

Tienen nombres  las tres

del Quijote y del francés.

Barataria , El Croché

y su hermano, Charolés.

El “Restorant” Charolés

sólo tiene un hermanín

unos le llaman Croché

y otros El Cafetín.

Croché le llamaba el necio

y no Cafetín Croché,

que le parece desprecio

llamar Cafetín, al Café.

La Academia que está ida,

Cafetín define siempre

como de categoría poca,

donde se sirven bebidas

y a veces hasta una coca.

¡Están errados señores!

que a la Academia merecen

pues creo que no conocen

ni al Cafetín, ni al Café,

y mucho menos al Croché

Camareros con tirantes

como si llevaran chaqué,

y son como los de antes

en el Cafetín Croché.

Julio grita ¡dame un uno!

Iván canta ¡y yo un bombón!

Carlos ¡de la abuela uno!

y Luisito ¡una ración!

Iván se hace peremne

del Atleti de Rivilla

Carlos y Julio merengues

y Manolo de Rodilla

Reloj de madera, parado

desde hace años ¡rediez!

y junto al licor anclado,

en punto, a las diez y diez.

En Croché no pasa el tiempo

y eso es muy bueno ¡pardiez!

y les juro que no miento:

siempre son las diez y diez.

Esto lo vi con mis ojos

en la puerta del Croché.

era un 20 de noviembre

unos gritaban a Franco

y otros a Pinoché.

Llegó un guindilla famoso

y le dijo al Pinoché

con su cara de pasmoso

¡toma una copa en Croché!

Y todo quedó feliz

pues al Valle no llegaron

y con una copa hablaron

y jugaron al “parchiz”.

Tomando una copa en Croché

a las doce de la noche yo pensé;

y viendo y viendo a la gente

exclamé con pesadumbre:

¡ a estas horas de la noche

hay mas culos en la cama

que pucheros en la lumbre!.

 

 

Cafetin Croché.-26 (continuación)

Capítulo IX

XVI  Premio de Poesía Cafetín Croché

Primer Premio : Los nombres de las cosas

Autor : Ricardo Gómez

Ciudad :  Las Matas ( Madrid )

Es fácil entenderlo. El vaso no es mas que un vaso,

el papel sólo un papel, los lienzos blancos que envuelven mi soledad son sábanas, el cielo opaco y claro se llama techo,

y los límites de este cuarto son paredes, con huecos como ventanas

y puertas, todo de acuerdo con las reglas.

Si digo que escribo, es que trazo con pluma o con un lápiz,

cada uno con su tacto,

garabatos con sentido en un papel, que no son ni cisnes,

ni elefantes, ni dibujos de cosas, sino minúsculas huellas

que otros pueden deletrear,

siempre de acuerdo con las reglas.

Si nombro pájaro, o lumbre, o pronuncio con orden sonidos,

siempre de acuerdo con la norma,

cualquiera imagina sin esfuerzo los objetos.

 

Incluso si digo vuelo, ladrido, número o cosas mas complejas

– pongo por caso: palanca, hidocefalia o dios –

cualquiera evoca con certeza una pluma en el aire,

la sombra de un perro

la cantidad finita de gramos de arena de un reloj. 

 

Si, de acuerdo con los códigos,

pronuncio o escribo las palabras contenidas

en el libro de los nombres de las cosas,

resulta sencillo adivinar la huella que producen los objetos,

conectar nombres con verbos,

adjetivos, preposiciones y pronombres,

y construir, siempre de acuerdo con la regla,

una frase, un discurso, un contrato un poema.

 

Todo va bien hasta que encabezo una carta

dirigida a ti, que estás tan lejos.

Entonces, no sirven para nada los preceptos

y el orden de las cosas se subvierte.

 

Se desbaratan los nombres, aparecen desiertas

las páginas de todos los libros que oculto.

Las plumas se me embotan, los lápices

se me convierten en pompas de jabón

y el papel se me transforma en un mar de porcelana

en que naufragan hasta las huellas de mis dedos.

 

Los nombres de las cosas se me mudan en adverbios

si pienso en ti

y escribo sin embargo cuando me gustaría decirte

algo que tiene que ver con la curva de entonces.

( ¿Lo ves? )

 

Me olvido de tu carta. Me levanto de la mesa

e imagino una partida de ajedrez, -es un ejemplo- y vuelven hasta mí

los nombres de las torres, los escaques y los reyes.

Los caballos se me encelan incluso en el tablero

y puedo hacer reverencias a la reina, o charlar con un peón.

 

Si me distraigo de ti,

todo vuelve a la norma, y un vaso no es mas que un vaso

de nuevo, y podría comenzar este poema otra vez

  • lo he intentado ya-

hasta que me encuentre de nuevo en tu rostro

y vuelvan el mar de porcelana, las plumas embotadas,

las pompas de jabón, y el círculo vicioso de vasos, sábanas y techos.

 

No hay reglas escritas, ni valen convenciones

si te apoderas de mi memoria.

Nunca sabrás el precio tan lato que pago si estás lejos.

 

                       ——–o0o——–

 

El Cafetín Croché-25 (continuación 25)

El Cafetín Croché.- (continuación).- 25

Capitulo VII

Mis GREGUERÍAS del Croché

Cuando la primavera no da cornadas y el frío se encierra en su casa de invierno, los toros en Croché, se ven desde el callejón de San Lorenzo o sentados en su albero.as mujeres entran en el Croché sonriendo, porque saben que Manolo las va a piropear.

Al Croché le han puesto una silla de ruedas para que Álvaro –Polilla-, pueda tomar el aperitivo con su pequeño nieto.

A Miguel Ángel se le olvidó esculpir la barra del Croché y la terminó Maruja Martín en blanco hilo de algodón.

El Cafetín Croché se despierta tarde. Le gusta apurar los posos de la noche y claro, por las mañanas se le pegan las sábanas de la holganza. Se despierta a la hora en que las manecillas del reloj rezan el ángelus y ambas se confunden, muy juntas, en un diario acto de amor.

Cuando cierra los ojos el Croché, las agujas del reloj del Ayuntamiento forman ángulo recto.

Cuando se acercan las diez de la noche, cirios y velones se encienden para competir con las estrellas del cielo de la noche escurialense. A esa hora se enciende el cielo del Croché para acompañar a los luceros y alguien comenta lo bonito que es hacer el amor a luz de las velas.

A las diez de la noche, la barra del Croché parece un altar con sus velas encendidas, mientras dentro un monaguillo pasa el cepillo a las parejas que rezan juntas su rosario de amor y por las radios mudas, un gregoriano ameniza la celebración.

El Croché no duerme la siesta. No tiene ni orinal ni pijama.

Al Cafetín Croché no se le caerán los pantalones pues los camareros los llevan con tirantes.

Cuando los viernes muere la magia, la entierran en la Cripta del Croché.

Cuando la poesía se durmió, se despertó en el Cafetín Croché.

A la tristeza, al tener menos de 18 años, no se la deja entrar en el Croché

En el Croché no existe el humo. Se lo llevó el cerillero a otro café.

El suelo está tan limpio, que parece que al despertar, un limpiabotas le limpia los zapatos.

En el albero del Croché, los lances los dan los primeros clientes desplegando el periódico del día.

En el colegio del Croché he pasado veinte años por mal estudiante.

Cuando la primavera se quedó dormida y el verano empezaba a levantarse, el Cafetín Croché nace a la vida sin alharacas, sin querer molestar a la Historia y se quedó en diminutivo de café.

A primera hora de la mañana, el Croché es sala de lectura, es leer hoy lo que ocurrió ayer en los papeles del diario. Es café con leche ordeñada hace varias albas y traída en cántaras de cartón por la lechera de turno.

Desde el Croché se tarda lo mismo en ir a ver una obra de teatro al Coliseo que ir a pagar un recibo de la contribución al Ayuntamiento: están a la misma distancia.

Cuando la primavera no da cornadas y el frío se encierra en su casa de invierno, los toros en Croché, se ven desde el callejón de San Lorenzo o sentados en su albero.

Las mujeres entran en el Croché sonriendo, porque saben que Manolo las va a piropear.

Al Croché le han puesto una silla de ruedas para que Álvaro –Polilla-, pueda tomar el aperitivo con su pequeño nieto.

A Miguel Ángel se le olvidó esculpir la barra del Croché y la terminó Maruja Martín en blanco hilo de algodón.

El Cafetín Croché se despierta tarde. Le gusta apurar los posos de la noche y claro, por las mañanas se le pegan las sábanas de la holganza. Se despierta a la hora en que las manecillas del reloj rezan el ángelus y ambas se confunden, muy juntas, en un diario acto de amor.

Cuando cierra los ojos el Croché, las agujas del reloj del Ayuntamiento forman ángulo recto.

Cuando se acercan las diez de la noche, cirios y velones se encienden para competir con las estrellas del cielo de la noche escurialense. A esa hora se enciende el cielo del Croché para acompañar a los luceros y alguien comenta lo bonito que es hacer el amor a luz de las velas.

A las diez de la noche, la barra del Croché parece un altar con sus velas encendidas, mientras dentro un monaguillo pasa el cepillo a las parejas que rezan juntas su rosario de amor y por las radios mudas, un gregoriano ameniza la celebración.

El Croché no duerme la siesta. No tiene ni orinal ni pijama.

Al Cafetín Croché no se le caerán los pantalones pues los camareros los llevan con tirantes.

Cuando los viernes muere la magia, la entierran en la Cripta del Croché.

Cuando la poesía se durmió, se despertó en el Cafetín Croché.

A la tristeza, al tener menos de 18 años, no se la deja entrar en el Croché.

En el Croché no existe el humo. Se lo llevó el cerillero a otro café

El suelo está tan limpio, que parece que al despertar, un limpiabotas le limpia los zapatos.

En el albero del Croché, los lances los dan los primeros clientes desplegando el periódico del día.

En el colegio del Croché he pasado veinte años por mal estudiante.

Cuando la primavera se quedó dormida y el verano empezaba a levantarse, el Cafetín Croché nace a la vida sin alharacas, sin querer molestar a la Historia y se quedó en diminutivo de café.

A primera hora de la mañana, el Croché es sala de lectura, es leer hoy lo que ocurrió ayer en los papeles del diario. Es café con leche ordeñada hace varias albas y traída en cántaras de cartón por la lechera de turno.

Desde el Croché se tarda lo mismo en ir a ver una obra de teatro al Coliseo que ir a pagar un recibo de la contribución al Ayuntamiento: están a la misma distancia.

Tribulaciones de un confinado nuevamente.- 97

Tribulaciones de un confinado nuevamente.-97

Cada día, cuando me levanto, me pregunto con que malas noticias del Gobierno tendremos que desayunar hoy. Con dos grandes pandemias tenemos que convivir: la conocida del virus asesino y la de las malas noticias que nos depara este Gobierno, cada día menos socialista y mas comunista, menos constitucionalista y mas independentista; menos anti  ETA y mas cerca de los terroristas. Las últimas son para hacer reflexionar a los que no les votaron y especialmente a los que les votaron. A los que no les votaron porque confirman hacia donde se dirigía el político más mentiroso que ha habido en España desde la muerte de Franco y a los que les votaron por haberse creído todas las mentiras que comenzaron con la de  “presentaremos una moción de censura para convocar elecciones en el plazo más breve posible” o la de “nunca pactaremos con los independentista y los podemitas” ¡¡Toma del frasco…!!

Me encantaría tener a mano el catálogo de mentiras de este presidente  “golpista”que está organizando la destrucción de España desde dentro del Gobierno, como otros lo hicieron desde la Generalidad de Cataluña. Si no le gusta a alguien este calificativo que analice las últimas decisiones del Gobierno.

Toda la estrategia de este Gobierno social-comunista pasa por cargarse a Ayudo, la Presidenta de Madrid, la única Presidenta que ha plantado cara a Sánchez especialmente en la pandemia. Ahí están los datos de Madrid para que se comparen con otras Comunidades. Dentro de esta estrategia de acoso y derribo y la necesidad de mantenerse en el poder y no perder los votos de ERC en los Presupuestos, el Presidente “Falconeti” llega a un  acuerdo con los independentistas para armonizar la política fiscal, es decir para subir los impuestos a Madrid. Esto quiere decir que a los que les votaron y a los que no nos van a subir los impuestos que Madrid tiene a gala de recaudar más con menos impuestos. Los datos de Madrid no pueden sr más aleccionadores para las demás Comunidades. Como explica la curva de Lafffer, la disminución de la presión fiscal hace aumentar la recaudación por este concepto. Pero claro los que no han pasado de la ESO no lo pueden entender. Sólo saben odiar y apalancarse en el poder. Madrileños: ahora resulta que un golpista llamado Rufián, va a ser el que dirija los impuestos en Madrid.

 

Curva De Laffer

Recuerdo como pusieron, llegando al insulto a la Presidenta Ayuso, cuando unas lágrimas se la escaparon en la misa celebrada en la Catedral de la Almudena por las víctimas del COVID. Pero esta teatrera  ministra de Igualdad, Irene Montero lloró en la Puerta del Sol el día de la violencia de género, después del discurso de otra podemita feminista. Y yo me pregunto: ¿cuántos mueren al año por la violencia y cuántos por el COVID? ¿Por qué no se critican las lágrimas de la Montero y si las de Ayuso? ¿Por qué un presentador de TVE, amigo de Pablo Iglesias, le da un corte a una periodista, por criticar las lágrimas teatreras de la Montero? Yo no las critico, me escojono por las lágrimas no por lo que la violencia de genero representa en mujeres y hombres.

La última noticia es para mandar a algún sitio, prohibido para que aquí figure, al Sr. Sánchez. Después de los desplantes a S.M el Rey, que no entiendo cómo los consiente siendo el Jefe del Estado, ahora se los hace a la Presidenta de Madrid y al Alcalde de la Capital. Ha ido a visitar la Paz, el primer hospital que visita desde la pandemia, el día que estaba en Barcelona la Presidenta y no se dignó avisar al Alcalde. He visto el vídeo y he visto a “Falconeti” de espaldas, andando como John Whine mientras un coro de sanitarios le bridaba una pitada importante, aderezada con insultos. Me figuro que le habrá hecho pensar que para que va a un Hospital un Presidente de Gobierno porque, como dijo unas diez veces en una entrevista, “…yo soy el Presidente del Gobierno”.

.