Fakes news

Fakes News

Que manía tenemos de transformar nuestro rico lenguaje en palabros ingleses. Eso que siempre hemos llamado una falsa noticia, ahora es una fake news en todos los medios de comunicación. Los anglicismos llenan nuestra vida cuando en realidad nuestro lenguaje es mucho más rico en conceptos y en verbos y sobre todo en las muchas acepciones de una misma palabra, mínimo elemento que con los verbos conforman nuestro rico lenguaje castellano.

La difusión de falsas noticias, bulos o falsas nuevas, no son exclusivas de tiempos relativamente actuales. Desde la antigüedad clásica pasando por todos los acontecimientos importantes de nuestra historia, las falsas noticas han servido para fines diversos según a quien se quería atacar con ellas o lo que se quería conseguir.  Wikipedia nos dice que “Las falsas noticias se emiten con la intención deliberada de engañar, inducir a error, manipular decisiones personales, desprestigiar o enaltecer a una institución, entidad o persona u obtener ganancias económicas o rédito político”. Utilizadas por Nerón para culpar a los cristianos del Incendio de Roma; utilizadas para impulsar a que unirse a las tripulaciones que viajaban a América mintiendo sobre las bondades y riquezas del nuevo mundo o por la propaganda nazi para culpar a los judíos de todos los males de la sociedad alemana. Actualmente parece que han tenido mucho efecto en elecciones presidenciales por la difusión de un acuerdo entre los dos principales mandatarios mundiales para conseguir la elección de Trump.

Este prólogo responde a una falsa nueva, como se llamaban en su tiempo, que intentó debilitar el reinado de Felipe II. Todo lo que aparece en la prensa, leo o veo en televisión o en las redes y se relaciona con nuestros pueblos, procuro trasladarlo y comentarlo en  este blog para beneficio de los que no lo han podido conocer o tienen algún interés en su conocimiento.

El título era interesante: “El bulo que intentó debilitar el reinado de Felipe II. Una “falsa nueva” difundida en 1.564 aseguraba que el rey había sido asesinado de un “arcabuzazo”. Con este título Patricia R. Blanco nos traslada en twitter el análisis que sobre este tema hace María Almudena Serrano Mota Directora del Archivo Histórico de Cuenca.

El rey Prudente, el rey de España, Sicilia, Nápoles y Portugal; de Inglaterra y de Irlanda por “derecho de su mujer” (iure uxoris) María I de Inglaterra, soberano de los Países Bajos. El rey dueño del primer imperio de ámbito mundial, recibía ataques frecuentes por su continua expansión y se utilizaban todo tipo de artes injuriosas y falsas nuevas en su contra para la debilitación de su imperio.

Nadie supo de donde salió el bulo del asesinato del rey- señala Serrano Mota- y el problema que temían era que traspasara los Pirineos y se conociera fuera de las fronteras españolas. Eso podría traer consecuencias irreparables y ser nido de revueltas y de problemas con los soldados fuera de España y en especial la pérdida de imagen del personal de seguridad del rey por no haber protegido su vida.

Cuando el rey, reunido en Cortes en Monzón (Huesca) conoció la noticia decidió encargarse el mismo de desmentirla y escribió de su puño y letra-señala la historiadora- a los embajadores en Génova y Francia haciéndoles llegar la carta por tierra y por mar por si el correo era interceptado. En una de esas misivas, según los documentos a los que alude la historiadora, Felipe II escribió: Todavía porque aquella carta va por Francia a la ventura, con un correo particular, he querido avisaros con este que va por mar de la falsedad desta nueva y cómo gracias a Nuestro señor, yo quedo muy bueno y atendido a dar fin a estas Cortes.

El Rey tenía interés en que la falsedad de la noticia se conociera lo antes posible por lo que traslada las cartas a los duques de Saboya y Sessa para que se supiese en todas partes lo que tenía de falso la noticia.

Nadie puede estar exento de una noticia falsa y muchas veces no medimos las fatales consecuencias que pueden producir en la instituciones o particularmente en los individuos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *