Juan de Herrera vendedor de Estampas

Juan de Herrera vendedor de Estampas

Mientras preparo un artículo para este blog sobre el arquitecto, historiador y académico Luis Cervera Vera, veraneante del Escorial durante muchos años y cuya familia cedió sus importantes archivos y magníficos dibujos al Ayuntamiento de San Lorenzo, me encuentro con algo que me llamó profundamente la atención. Luis Cervera es reconocido por su exhaustiva investigación sobre el arquitecto Juan de Herrera, arquitecto de la Real Fábrica del Monasterio de San Lorenzo el Real, que como dice Fernández Alba “llegó a constituir una obsesión”. Luis Cervera llegó a publicar 300 obras y estudios sobre temas arquitectónicos,  muchas de ellas sobre el arquitecto cántabro, sobre el Monasterio y otros elementos arquitectónicos de la obra y uno sobre la Iglesia de San Bernabé de la Villa del Escorial.

Una de sus publicaciones tiene por largo título “Privilegio concedido por el Senado de Venecia a Juan de Herrera para imprimir y vender sus estampas de El Escorial” y se basa en la obsesión del arquitecto por ser el único y privilegiado editor y vendedor de la Estampas de la Fábrica de San Lorenzo el Real de El Escorial privilegio que llegó hasta dominios de las Indias, los dominios eclesiásticos, al Estado de Milán y al Dominio veneciano.

Corría el año 1.582 y la obra de la Real Fábrica del Monasterio estaba muy avanzada como lo estaba la idea del arquitecto Juan de Herrera de diseñar, imprimir y vender un conjunto de Estampas representando la gran obra ante la percepción de que algunas personas querían lucrarse con las estampas.

Según escribe Cervera, ante esta situación se inicia un camino de solicitudes para obtener el privilegio Real que le facultara sólo a él, para estampar y vender las Estampas del Monasterio. Felipe II acepta el Memorial remitido por Juan de Herrera y tras consultar a la Cámara de Castilla, que informó favorablemente, el 14 de agosto de 1.583 el Rey le concedió el privilegio solicitado por 15 años.

Al mismo tiempo que al Rey, cuenta Cervera, se lo suplica al pontífice Gregorio XIII que le concede que en los dominios eclesiásticos sólo él pudiera imprimir y vender las Estampas del Monasterio de El Escorial.

No contento con ello, solicitará un privilegio análogo que le protegiera en “ todos los Reynos y Señorios del Peru y nueva Spaña y de las demás indias…” que también le es concedido. Así también lo haría para el Estado de Milán que Carlos confirió la investidura a su hijo Felipe II.

Por último El Senado de Venecia concede a Juan de Herrera en 1.584, el privilegio que le autoriza a imprimir y vender, sólo a él, en el dominio veneciano sus Estampas del Monasterio durante 15 años. El infractor sería penado con grandes multas de hasta 500 ducados.

Es curioso conocer, de la mano de Luis Cervera, como este importante arquitecto, geómetra y militar español entró en el comercio de Estampas del Monasterio y como consiguió también cargarse a la competencia por su relación real y su insistencia por conseguirlo mediante la concesión de privilegios. Desconocemos donde las vendía, su precio y sobre todo los dibujos que contenían.

Las cosas no han cambiado mucho. En este mismo Monasterio se prohíbe hacer lo que Juan de Herrera llamó Estampas  y su venta pertenece a un privilegio. Por lo que se ve en esa época también existían este tipo de negocios que en la actualidad existen en muchos monumentos y en los que se ven carteles como “Prohibido realizar fotos” “prohibida su reproducción total o parcial” o cualquier otro que impide a los visitantes poder realizar sus Estampas porque estaría prohibida su venta y sólo quedaría en manos de los responsables del monumento, Iglesia o Monasterio o de concesiones a particulares.

La vida, en algunas cosas, no ha cambiado tanto en más de 400 años.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *