Crónica de un día de verano

Crónica de un día de verano

Agosto ha comenzado su andadura con mucho calor. Eso que llaman, nunca he sabido por qué, la ola de calor, parece que se desinfla y según dicen los que de esto saben, podremos dormir durante unos días.

Hoy a las puertas de la fiesta grande de nuestro Patrón San Lorenzo he decidido cumplir con las promesas que he hecho a dos personas queridas y admiradas. Como le prometí a Javier Vicente Montero, Hermano Mayor de la Real e Ilustre Hermandad, me acerco a ver la Exposición que conmemora los 50 años de la Romería de la Virgen de la Herrería, Patrona y Alcaldesa perpetua de la muy Leal Villa. La Casa Miñana, como Centro de Exposiciones alberga este bien documentado paseo por los 50 años de nuestra Romería, primera del calendario septembrino que dejará paso a la de la Virgen de Gracia siete días más tarde. Fotos, documentos históricos, elementos romeros y la colección de carteles que convoca a todos a llevar a su Virgen a los Prados del Rodeo en un solemne cortejo. Carteles pintados por Alfonso Martín gran amigo y mejor profesional ya desaparecido y los actuales, desde el año 2.008, por Rodrigo dos estilos muy distintos pero que dejan constancia con su paleta de colores de su amor por la Virgen de la Herrería. La Exposición deja bien claro el inmenso trabajo que un gran equipo de hombres y mujeres ha desarrollado durante muchos años para que la Romería haya cumplido 50 años y esté más joven que nunca. Felicidades a todo el equipo.

A Almudena Paso la prometí que tendrían que pasar muchas cosas para no estar en el homenaje, que con motivo de los 40 años de su muerte, el Ateneo Escurialense celebraba a su padre Alfonso Paso. Subí con tiempo a San Lorenzo para cumplir mi promesa y para dar una vuelta por los alrededores de la Casa de la Cultura que siempre es bueno empaparse de las novedades del pueblo. Excepto nuevos bares pocas cosas nuevas me encontré. Mi pequeño paseo por la mal llamada calle peatonal, hoy sólo con bares y terrazas, me llevó a mis queridos Valencianos a tomar una horchata que parece que la hacen las mismas manos desde hace 70 años.

La entrada a la Casa de la Cultura me sorprendió con la exposición Gnosis, Conocimiento Intuitivo una exposición de escultura “Mínimo Tamaño Grande” que siempre, con alguna excepción, me ha parecido mala y casi una tomadura de pelo.

En el homenaje, moderado por el escritor Javier Santamarta, intervinieron el historiador Rafael Rodrigo y Almudena Paso hija del dramaturgo, guionista y escritor Alfonso Paso. Un recorrido, lleno de anécdotas, por una vida dedicada al teatro comentada desde el alma de su hija que solo quiere reivindicar la figura de su padre olvidado y no reconocido como el escritor de teatro más  prolífico y con mayor éxito del siglo XX.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *