El Verano y la Colonia.-XXV

El Veraneo y La Colonia XXV.- Mañanas del verano

 

Las mañanas del verano en San Lorenzo, las describen en el libro de Carlos Sábau y Polilla que venimos comentando y a los que añadimos, como en el teatro, “morcillas” o comentarios que recojen recuerdos o vivencias que nos tocó vivir en nuestros muchos años de veraneo escurialense.

Es curiosa la forma de describir el crecimiento del Plantel, precioso barrio en el que viví con mi familia en un hotel, como se llamaban lo que hoy se llaman chalets, aunque con una concepción muy distinta.

 

Monte Bajo. Pinar que se va poco a poco más lejos…Antes el Monte Bajo estaba a la misma orillita del Plantel, pero vino el primer hotel y quitándose finamente el sombrero de pizarra, le dijo “Me hace usted el favor” y el Monte Bajo se corrió un poquito; y vino el segundo, el tercero, y otro y el Monte Bajo cada vez iba más allá”.

Pero a pesar de ir alejándose cada día más y más, allí, al Monte Bajo, iban los veraneantes a pasar la mañana. Los niños jugaban entre los pinos, mientras las mamás, pocas trabajaban en aquellos años, sentadas en el suelo, pasaban la mañana dándole a la “húmeda” y haciendo labores en corrillos. Las pandillas aparecían también algunas mañanas y se colocaban cada una siempre en el mismo pino. A ese Monte Bajo íbamos también en mis tiempos pero al Bar Abantos a tomar copas y tomate atómico.

Comentan sobre el Romeral, el Monte Alto, que también iba alejándose dejando sitio a nuevos hoteles que irían conformando la Urbanización de Abantos. Pero como aún quedan pinos, las alegres pandillas se dirigen descansaban antes de iniciar la subida a Abantos.

Y terminan con la Herrería, hermoso paraje de nuestro Escorial que Felipe II compró por poco valor para caza y así rodear la Gran Fábrica de una inmensa y maravillosa zona verde. Allí, comentan los autores, gente hablando de las fiestas, de la última verbena o aquél chico que vino y se fue. ¡Cuántas cosas se podrían contar de la Herrería!

Hoy las madres trabajan, los jóvenes tienen otras preferencias y los niños van a la guardería desde muy pequeños. Las mañanas son muy distintas de las de ayer.

Un pensamiento en “El Verano y la Colonia.-XXV

  1. Elena

    He descubierto tu estupendo blog, buscando información sobre los maravillosos sitios donde acudia en los veranos de mi adolescencia allá por los años 80.
    Que estupendos recuerdos guardo de mi querido San Lorenzo o El Escorial de arriba (también del de abajo por supuesto) pero en definitiva mis mejores recuerdos están allí. Hoy en día cada vez que puedo hago una escapadita hasta allí desde Madrid y no puedo evitar sentir una nostalgia tremenda al pasar por sitios que ya no existen y donde tan bien lo pasé con mi pandilla los chicos/as de la peña Los Dinamiks. Cuantas carretas habré ayudado a hacer para las Romerias de La Virgen de Gracia!!
    Sitios como La Boite, El ojo Izquierdo, Giocco, Oxygeno, Thersicore, Gurriato…..y abajo Sing sing, La Oveja Negra, Keepper, Don Marcos, y tantos y tantos sitios. Tardes y tardes en La Chistera, Croché…. En fin una estupenda coincidencia haber encontrado este estupendo blog al que desde ahora seguiré para seguir un poquito conectada a mi queridisimo San Lorenzo de El Escorial.
    Un Saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *