Estoy en mi periodo de descanso de escribiente escurialense en este blog. Dentro de unos días volveré a darle a las teclas de mi ordenador y seguiré contando historias del Veraneo y la Colonia que nos dejaron Carlos Sabau y Polilla en su libro El Escorial. Voy a comentar tambien el concurso para dotar de un permiso a los músicos callejeros tal como hizo Ana Botella y se la criticó de forma airada y malintencionada y ahora lo hacen otros. ¿Se les criticará igual? o como son de izquierdas se pasará como el rayo de  luz por el cristal? Es decir sin hacer ruido. También quiero escribir, si no se me adelanta nadie, de lo que fue el Campamento de Santa María del Buen Aire en la Herrería; del Mercado de San Lorenzo; de la desaparición del Gigante, primer supermercado que hubo en El Escorial y de la idea de la actual Corporación de convertir los bares de Floridablanca, que tantos años han convivido con nosotros, en librerías al aire libre copiando a la Cuesta de Moyano de Madrid. Hay otros muchos temas en la gatera pero iré desgranándolos en próximas apariciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *