La prensa también huele a chocolate

Muchas cosas se han escrito sobre el chocolate Matías López. Hasta un interesante libro del profesor Sánchez Meco “Cuando El Escorial olía a chocolate” .También he escrito yo en estas mismas páginas sobre su fundador, de sus conquistas sociales, de su “marketing”, de sus dibujos publicitarios, de la calle Juliana….. Cuando lo creíamos desaparecido aparece su tataranieto y decide volver a comercializar el chocolate que he visto en muchas tiendas y grandes almacenes aunque con un formato diferente y con series limitadas y numeradas de cada una de las “tiradas” como si de grabados o esculturas de series limitadas se tratasen, de los tres tipos de chocolates actuales: negro, blanco, con leche y chocolate caramelo.

Fundada la empresa como “Chocolates y Dulces Matías López” en 1.851 por un gallego de Sarria (Lugo) don Matías López y López recala en 1.874 en el pueblo del Escorial tras comprar una fábrica refinadora de azúcar e instalarse junto a las vías del ferrocarril que luego le servirían de transporte de su dulce mercancía hacia otros puntos. Matías muere en 1.861 llegando a emplear a 500 trabajadores y dejando una de las mejores fábricas de chocolates de Europa, que funcionaría con situaciones de mala gestión económica hasta 1.96

chocolates_matias_lopezTras su cierre “Los Gordos y los Flacos” vuelven a endulzar los paladares más exquisitos. El periódico “La Razón” publica una entrevista firmada por Juan Beltrán, con el fundador de la nueva empresa, tataranieto de Don Matías, arquitecto y actual Marqués de Casa López, título pontificio concedido por el Papa León XIII a su tatarabuela Andrea Andrés. Manuel de Cendra y Aparicio, compañero de colegio y Escuela, desgrana en la entrevista toda una serie de datos de lo que fue y de lo que será la nueva andadura de la empresa recientemente creada para comercializar los nuevos chocolates Matías López. Y digo nuevos porque una cosa que desconocía y que me he enterado en ella, es que la vieja fórmula del tratamiento del cacao, no pudo recuperarla “porque la quemaron al cerrar. No querían dásela a la competencia. De los cuatro que la sabían sólo uno queda vivo y lo veré estos días” comenta en la entrevista. La nueva fórmula es totalmente nueva partiendo de una calidad en el producto y la elaboración. Las tabletas son más delgadas pero mantienen “los Gordos y los Flacos” en su envase, dibujos del primer cartel publicitario de España, que dieron una entidad propia a los chocolates. Digno de ver son las fotos de los elementos de publicidad, antiguos envases de cartón y lata así como la colección de anuncios en postales. Francisco Ortego creador de “Los Gordos y los Flacos” y el litógrafo madrileño N. González fueron los artífices de los nuevos métodos publicitarios que llegarían a utilizar la imagen del fundador para  evitar que fueran copiadas por la competencia.

chocolate-blanco_              chocolate-negro_

 Chocolate blanco                                                 Chocolate negro

Por la entrevista me entero también que Matías López renunció a un título de Alfonso XII con aquella definitiva frase: “Majestad, prefiero ser el primer empresario a ser el último de los duques”. Comenta también que cuando llegó al Escorial para fundar la fábrica eran 160 habitantes y que al morir llegaba a 1.600, algo que no he podido contrastar. Si es así, que no dudo, ¿cuál fue la visión de futuro que tuvo D. Matías para enrolarse en una aventura como ésta en un pequeño pueblo de la Sierra?

Tras 14 años de trabajo, de investigaciones para recuperar la marca, de estudios y pruebas, en el 2.014, 50 años después de su desaparición, Manuel de Cendra consiguió vender la primera tableta de los nuevos chocolates “Matías López”. Digno es felicitar y desear toda clase de éxitos a Manuel de Cendra por su aventura empresarial tan ligada al pueblo de la Villa del Escorial.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *