54 nuevas habitaciones

Hotel Miranda SuizoEl 28 de Mayo de este año, escribía la “esquela” de la defunción del Hotel Miranda Suizo que nos fue comunicada por un papel pegado en la puerta con cello y escrito con rotulador. Es decir de la forma y manera de comunicar las cosas a los vecinos de un pueblo que lo dio todo por el hotel. Después de la desastrosa gestión de los dos últimos arrendatarios, el Grupo Lezama y el Grupo Cantoblanco, las 54 habitaciones del emblemático hotel, vuelven a estar disponibles desde el 1 de diciembre, como lo habían hecho desde finales del siglo XIX a excepción de algunos cierres patronales como los que protagonizaron estos dos grandes grupos de restauración y hostelería. Muy mala ha tenido que ser su gestión para que un hotel como el Mi¡anda, con una historia centenaria a sus espaldas, tenga que cerrar.

Como dice Marta R. Domingo en ABC en un artículo sobre la apertura del Hotel: “Así, tras una reforma necesaria del inmueble, las 54 llaves de las habitaciones centenarias vuelven a colgar de sus respectivos casilleros en la recepción del hotel”. Así es.Ya no dormirán tranquilas, como lo han hecho desde su cierre en el mes de mayo, sino que esperarán a que los clientes de siempre y los nuevos visitantes las utilicen para lo que fueron creadas.

Sin duda es motivo de alegría, que una vez subsanados los problemas y tras la reforma necesaria de tejados e instalaciones, abra sus puertas, gracias a una sociedad del pueblo, el Hotel que creara D. Eloy Weuthey hace mas de 150 años. El Miranda nos ha dado mucho pero también el pueblo y la colonia , como antes se llamaba a los veraneantes, ha dado mucho al hotel con su presencia, su estancia, sus tertulias, sus partidas de dominó y mus, sus reuniones, sus trabajadores ….

Después del cierre de los legendarios hoteles como el Monasterio, Escorial, Jardín, Felipe II, Victoria o el Botánico, la apertura del  Miranda Suizo es una alegría y motivo de orgullo para nuestro pueblo. Los seis ventanales, como ojos vigilantes, volverán a ver pasar la vida por esa  calle, arteria principal del pueblo y seguro que los nuevos gestores volverán a disponer que figure en la carta de sus concurridas meriendas, el caliente chocolate caliente con sus picatostes de pan frito.

(Ver el “Hotel Miranda cierra” en este blog el 24 de mayo de 2.015)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *