La guerra de los Belenes

La guerra de los Belenes

Confirmado: el Ayuntamiento de Madrid no instalará Nacimientos durante la Navidad en espacios públicos porque según han comunicado no todos los madrileños son católicos. De acuerdo. No todos los madrileños son católicos pero tampoco todos los madrileños montan en bici y el Ayuntamiento hace carriles y espacios públicos para los ciclistas.

No lo sé con seguridad, pero me figuro que la Alcaldesa de Madrid en su discurso de investidura diría: “seré la alcaldesa de todos los madrileños”. Seguro que el Presidente Cataluña,  de forma retórica, dijo “yo seré el Presidente de todos los catalanes” y lo mismo dice el Presidente de cualquier país en su elección. ¡Mentira! “Yo seré alcalde o presidente de quien me dé la gana”, sería más propio que dijeran en su discurso de proclamación.

No llego a entender que para hacer aconfesional un país haya que ridiculizar las prácticas de la Religión Católica y no por ejemplo las del Budismo o las de la religión Musulmana. A qué vienen las comuniones laicas o los bautizos laicos. Imiten o inventen otra cosa pero dejen a la Iglesia con las suyas y que las sigan quien en ella crean. Se ha hablado de un Nacimiento laico. Pero ¿estamos locos? Quienes serán los Reyes Magos o los pastores por no decir La Virgen, San José y el Niño Jesús. Serán personajes de la farándula, de Tele 5, políticos o gente de mal vivir.

La Navidad conmemora el Nacimiento de Jesús y sin un nacimiento que celebre la llegada de Jesús no es Navidad ni nada que se le parezca. No lo celebre quien no crea pero deje que los que sí creemos lo hagamos en libertad. Raíces y costumbres no se tiran por la borda. Se mantienen en beneficio de los pueblos.

Todo esto que será opinable o criticable, yo tengo la suerte de poderme expresar en estas páginas, viene para felicitar a los dos pueblos del Escorial porque, aunque con gobiernos de signo contario, han colocado sus nacimientos en espacios públicos. San Lorenzo, como en otros años, llenando sus calles, con más de 500 figuras de tamaño natural que realizan durante todo el año hombres y mujeres de forma voluntaria y gratuita, coordinados por Carlos Contreras, para gozo de niños y familias enteras que vienen de muy lejos a disfrutar del gigantesco Nacimiento. A pesar de algún conato para impedir su instalación, la cordura y buen sentido de unos y otros, ha prevalecido y ahí está para hacer las delicias de los miles de visitantes.

Belén de San Lorenzo

(fotografía del Belén de San Lorenzo)

La Villa, como también hace muchos años, instala un precioso belén en la Plaza del Ayuntamiento del que disfrutan también niños y mayores. Pero además, como en años anteriores, el Ayuntamiento a través de las Concejalías de Cultura y Festejos,  ha convocado un concurso de Belenes en los hogares y comercios del municipio como forma de mantener las tradiciones.

Dos ejemplos que contrarrestan con posturas de odio y resentimiento hacia lo religioso sin permitir que los madrileños católicos y muchos no creyentes disfruten de la representación de la verdadera Navidad. Con esta frase “este año, en mi casa, diez Nacimientos” terminaba Alfonso Ussía su artículo de la Razón del 22 de noviembre sobre este mismo tema. Como a mí no me caben tantos en mi modesta casa, este año, en la mía, pondré dos Nacimientos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *