Tres encapuchados y una noticia

Estaba terminando de escribir el Editorial que con el título “Festival de cine de terror en San Sebastián” se publicaría esta semana. Comentaba la película presentada en la ciudad vasca titulada “Conferencia de Paz” cuando tuve que dejarlo. Escribía de sus protagonistas extranjeros y de los actores secundarios todos ellos perfectamente dirigidos por el Gobierno y con un guión escrito conjuntamente por los guionistas de la ETA y del Gobierno desde que ambos iniciaron negociaciones hace mucho tiempo. Me preguntaba sobre quién era el productor de esa película, es decir el que ha puesto la mucha pasta que han costado los viajes y el caché de los seis protagonistas extranjeros. Cuando escribía sobre todo esto, llegó la noticia.

Tres encapuchados con chapela, escondiendo tras las capuchas los 900 asesinatos de la banda, hacían la declaración de “cese de toda actividad armada”. Su sola presencia me producía asco por los recuerdos horribles  que me traía verlos en la pantalla de la televisión. ¿Por qué no a cara descubierta? me preguntaba, si ya iban a dejar la actividad armada.

Sólo hablaban de que “la lucha armada se han llevado a muchos compañeros y compañeras para siempre” de su organización sin una sola palabra hacia las víctimas y mucho menos de perdón antes los casi novecientas víctimas de su actividad terrorista. También se acordaron de los “pobres” etarras que están en la cárcel o en los dorados exilios pero no de los muertos y miles de víctimas que éstos produjeron.

Utilizaron prácticamente las mismas palabras que los seis actores extranjeros utilizaron en las conclusiones de la Conferencia de Paz. Es decir todo estaba milimétricamente medido y cronometrado en el tiempo.

Pobre Mayor Oreja; lo que le han vilipendiado y hasta insultado por decir con pelos y señales lo que iba a ocurrir y los tiempos en los que se iban a producir los hechos que están sucediendo. Sus profecías se van cumpliendo con exactitud. Para él y así lo ha declarado “es una mala noticia ya que es la culminación de una negociación política entre ETA y el Gobierno. Como no creo en la negociación con terroristas, para mí es una mala noticia”. A no todos les ha alegrado el comunicado de los etarras.

También Felipe González desde la otra orilla, declaró que “nada obtuvieron mediante el terror y nada pueden obtener políticamente” ; apeló “a la memoria para recordar a las víctimas” e instó a “no bajar la guardia”.

La noticia, no sé si escribir la buena noticia, nos debe tener preocupados. ¿Por qué se anuncia a un mes justo antes de las elecciones? ¿Qué hay detrás y a cambio de qué han llegado a emitir este comunicado? Nadie se cree que a los tres día de la Conferencia de San Sebastián y sin ninguna negociación previa, los tres encapuchados con chapela, anuncien el “cese de toda actividad armada” pero no su disolución. Nadie se cree que porque lo haya pedido Batasuna (es decir ellos mismos) o los seis paniaguados extranjeros en su declaración final de la Conferencia, los chicos buenos de ETA hayan decidido hacerles caso y anunciar “el cese definitivo de la actividad armada”. Rosa Díez ha dicho: “Había una obra escrita y ETA, el Gobierno, el PSOE y el PP han interpretado su papel”

Es la declaración etarra, una declaración de intenciones llena de silencios, con la misma retórica de las anteriores y sin que aparezca la palabra perdón por ningún lado.

Por eso no se llegan a entender las declaraciones de euforia del día siguiente ya que una de las exigencias es la negociación con los Gobiernos de España y Francia en una mesa política. ¿Qué es lo que hay que negociar con ETA para que se disuelvan y entreguen las armas?

¡Ojo! que la noticia  no se la apunte nadie pues todos los partidos tienen muertos y víctimas entre los suyos, como los tienen las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y miles de familias cuyos familiares han muerto en atentados terroristas. Ojo a Rubalcaba que asegura no utilizará el tema de ETA en la campaña. Conociéndole, eso quiere decir que él o sus acólitos lo utilizarán. ¡Seguro!

Ahora empezará el acercamiento de presos, la puesta en libertad de los etarras enfermos o los que han cubierto la tercera parte de su condena o la anulación de la doctrina Parot.

Según nos hemos enterado estos días con motivo del juicio de “Xapote”, el asesinato de Fernando Buesa y su escolta, se preparó durante la tregua de 1.998. No nos confiemos, seamos prudentes y no olvidemos que los terroristas siempre han engañado en sus declaraciones de tregua.

Zapatero traslada la responsabilidad del tema de la ETA, al próximo Gobierno. Igual que traslada los nuevos presupuestos, la negociación colectiva, la salida de la crisis, el pago de la deuda, la reforma laboral…vamos para hundir al PP.

Analistas del tema antiterrorista han comentado que todo estaba preparado, siempre que no hubiera un gobierno de derechas. Al comerse la crisis al partido socialista, esto no se va a cumplir. Saldrán diciendo que la derecha en el Gobierno es incapaz de gestionar con éxito un proceso de estas características. Y si todo lo edulcoramos con continuas manifestaciones de los sindicatos, la continuidad del PP en el Gobierno será imposible.

Con esta declaración de los terroristas se ha dejado de hablar del Faisán, de la crisis, de la gasolinera de Pepiño Blanco y todos aquellos temas que  puedan molestar a los socialistas en la campaña de las elecciones generales.

Que nadie más hable de “conflicto armado” sino de terrorismo de una de las partes; que nadie más hable de una “confrontación” que no existe al menos para los demócratas; que nadie más hable de terroristas buenos y malos y que nadie más hable de equiparación de vencedores y vencidos.

Dios quiera que no haya nada detrás de lo que nos podamos arrepentir. Que no se haya cedido nada en el estado de derecho; que sea verdad y que no exijan nada que sea imposible darles (independencia, amnistía generalizada para los presos, anexión de Navarra, constitución de un país socialista e independiente de España….); que en algún momento pidan perdón por los asesinatos cometidos; que anuncien su disolución y pongan fecha a la entrega de las armas. Entonces será una buena noticia. Fuera capuchas y os creeremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *