El Desfile

No me ha gustado el Desfile militar con motivo del día de la Fiesta Nacional. Me resultó desconcertante. Aunque la opinión general en los medios de comunicación y quizás las de ustedes, es que fue un desfile brillante y emotivo yo quiero ratificarme en mi opinión: decepcionante. Quizás voy a llevar la contraria a mucha gente pero sinceramente me llevé una enorme desilusión. Un desfile de las Fuerzas Armadas es para demostrar la potencialidad de un Ejército, de una Institución en defensa de los intereses nacionales y de la sociedad entera. No vale recortes presupuestarios y hacer un mini desfile pues para eso está la suspensión. Si no hay dinero se suspende y se acabó. ¿Qué pensarán los países aliados al ver unas Fuerzas Armadas tan mermadas? Les explicará la ministra que hemos tenido que dedicar el presupuesto nacional a pagar la deuda, a subvenciones, a embajadas catalanas, al pago a los parados, a los sindicatos y a los falsos ERES de Andalucía. O quizás entenderán la situación de crisis por la que estamos pasando y que nuestros ejércitos son mucho más de lo que allí vimos y que tenemos hasta barcos y portaviones pero que no pueden desfilar por el Paseo del Prado.

Como casi todos los años, desde hace muchos, había disfrutado con el Desfile. Este año me coloqué frente a la TV y lo vi entero pensando en que despertaría mis sentimientos patrióticos que nunca he ignorado y que cada vez los tenía menos despiertos. Pero entre unas cosas y otras decidí que este no es mi Desfile, que me lo han cambiado.

Antes se decía que “eres más pesado que el desfile de la Victoria” nombre con el que se denominaba en tiempos de Franco por lo largo que era. Ahora podríamos decir que “eres más corto que el Desfile del 12 de Octubre”.

No sería mejor que en lugar de dos desfiles militares al año, el día de la Fiesta Nacional y el día de la Fuerzas Armadas, que tiene lugar a finales de Mayo, se celebrara sólo uno con la pomposidad, brillantez, emotividad y con el orgullo que merecen nuestros Ejércitos por el cumplimiento de sus misiones constitucionales y en el exterior.

La ministra de Defensa, María del Carmen Chacón, ha declarado que estaba encantada de haber sido un día “más civil” y “menos militar”. Desconozco cómo un desfile militar puede ser más civil que militar. El tema está claro. Hay que desmilitarizar al Ejército convirtiéndolo en una O.N.G de caqui y también el Desfile del Día de la Fiesta Nacional haciéndolo más civil que militar. No me extraña que esto se diga por una ministra de Defensa, gracia a Dios por poco tiempo, antiespañola (como independentista catalana, lo es), pacifista y antimilitarista. Es sorprendente que una ministra de Defensa alabe que se disminuya lo militar y que aplaude que sea más civil una fiesta que siempre ha mantenido como eje principal lo militar.

Si quiere una fiesta más civil ¿cómo es que impide a esa sociedad civil acercarse a los políticos para evitar eso tan democrático que son los abucheos?  Estoy en contra de que se abuchee a nadie en días tan señalados y menos en un acto institucional como el desfile del día de la Fiesta Nacional, pero no le pongas puertas al campo porque las saltarán y sólo conseguirás lo contrario de lo que pretendes.

Comenzó la retrasmisión del Desfile con imágenes, repetidas hasta la saciedad en los diarios, de Rajoy y Rubalcaba hablando como amiguetes. La Presidencia del Gobierno, organizadora del protocolo de los invitados a las tribunas del Desfile, coló a Rubalcaba que hoy día no es “nadie”. No podía ser que apareciera Rajoy y no el candidato del PSOE. La foto de ambos era importante. Pero D. Alfredo no tenía por qué estar allí. Sólo es el candidato del PSOE a las elecciones generales. No es jefe de la oposición como Rajoy, ni ministro, ni portavoz, ni secretario del PSOE ni miembro de la Diputación Permanente del Congreso que son los que tenían derecho a estar allí por el protocolo.

Aseguran que fueron 15 minutos los que ambos políticos hablaron de fútbol y de la campaña. No me lo creo. Tal como estamos y lo que nos jugamos el 20-N hablar de fútbol sería una barbaridad. Pero la foto era necesaria.

No me gustó, aunque lo entiendo, ver a S.M el Rey pasando revista a las tropas en un vehículo militar descubierto. Fórmulas existen para haberse ahorrado este acto protocolario.

La cara de Zapatero durante el Desfile, era todo un poema de aburrimiento o quizás con la mente perdida recordando el día que no se levantó ante el paso de la bandera Americana. Ahora al final de su mandato sin encomendarse a Dios ni al diablo, acuerda con los que insultó, adherir a España al escudo antimisiles que inventara Busch el de la guerra de Afganistán. Pura coherencia de política exterior.

Decepcionó la ausencia del Ministro Blanco, quizás atrapado en un atasco o en una gasolinera. Una silla vacía, denotaba que había anunciado su presencia para despistar a los periodistas. Aquella tribuna se parecía a esas celebraciones de actos en los que por fallecimiento de algún galardonado, se deja una silla vacía en su recuerdo.

¿Dónde estarían los cinco ministros o los ocho presidentes autonómicos que no asistieron? ¿Qué hacía la Pajín en Washington en un día tan señalado? ¿Dónde estaba Sonsoles, la mujer del Presidente ?

Si atípico fue el Desfile, también lo fue la recepción posterior ofrecida por SS.MM los Reyes. Besamanos en el Palacio de Oriente en el Salón de Columnas y no en el Salón del Trono cómo se venía haciendo hasta ahora. Un besamanos sólo para el Gobierno y los Presidentes de la Instituciones del Estado que se redujo al mínimo debido a los problemas de movilidad de S. M.

Allí Zapatero pasaba casi inadvertido y paseaba como alma en pena por el Salón de Columnas. El vacío a su persona se notaba en el ambiente. Hasta los más fieles han dejado de hacerle la pelota no vaya a ser que lo vea Rubalcaba y se les acabe el chollo.

Espero y seguro que será así, que el próximo ministro de Defensa sepa hacer de este Día un reconocimiento a nuestros Ejércitos o lo deje todo para el día de las Fuerzas Armadas. Pero seguro que nunca se le ocurrirá hacer un desfile civil porque para eso tenemos el desfile del día del Orgullo Gay o las muchas manifestaciones que se están preparando que también son desfiles civiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *