Gladys Palmera

Gladys Palmera

Me gusta escribir del Escorial y sobre todo de sus gentes. Me gusta buscar y encontrar aquellas cosas que tenemos y que no conocemos  porque no sabemos ni nos damos cuenta de lo que entre “bastidores” encierran nuestros dos pueblos. En este camino me encuentro por casualidad con un nombre y una radio en internet. Abro la página y descubro que entre los pinos de Abantos alguien está emitiendo música latina. Su nombre se va apoderando de mi curiosidad y empiezo a descubrir lo que el nombre de Radio Gladys Palmera encierra. Leo algunas páginas en las que se cuentan cosas de Gladys y decido conocerla. Solicito su permiso y a los pocos días, tras aceptar mi entrevista, me dirijo a una calle del Barrio de Abantos, esa calle en la que el Maestro Alonso compuso zarzuelas y Alfonso Paso escribiera muchas de sus obras de teatro. En esa calle, desde un precioso hotel, emite Radio Gladys Palmera y me propongo conocer sus secretos. He querido conocer a Gladys Palmera radio y a Gladys Palmera mujer y creo haber conseguido mis dos objetivos. Gracias a las explicaciones Tommy Maini colaborador directo que cataloga y conoce todos los secretos  y al cariñoso trato recibido por Alejandra, durante una hora  maravillosa, sentados bajo los pinos de Abantos con un agua de limón y dos perros preciosos que nos acompañaban cuando se cansaban de jugar. Mientras me contaba cosas el silencio en esa parte del monte se hace presente y parece oírse mientras los enormes pinos hacen guardia para que nadie nos moleste.

Durante una hora estuve charlando con una señora de la música, que el tiempo parece que se paró para no dejarla ninguna  huella y que a su edad, todavía joven, ha dejado media vida y media fortuna en lo que ha sido su único proyecto: la radio digital de música latina.

Gladys Palmera “es la historia de un amor” que la marcó y la indicó el camino a seguir. Nunca mejor dicho. Así se llama el precioso bolero compuesto por su tío Carlos Eleta Almarán en 1.955 tras la muerte de la mujer de su hermano bolero, que ha sido cantado desde Luis Mariano a Trini López, Lucho Gatica, Lorenzo Gonzalez, Rafael, Luis Miguel….. pasando por todos los artistas y bandas latinas, caribeñas y cubanas.

Un día Alejandra Fierro decidió no seguir los pasos familiares centrados en la banca y le dijo a su padre que quería hacer y crear una radio. La banca para los bancos dijo en ese momento. Si lo haces no utilices el apellido de la familia, le dijo su padre y así nace Gladys, de nombre como las divas de la música caribeña y Palmera de apellido y así nace Gladys Palmera nombre que dará vida a la radio y también a la mujer que utilizó este seudónimo para sus inicios radiofónicos. Primero en Radio Oeste una pequeña radio de Pozuelo, luego en la Cope para llegar a Barcelona y empezar desde  Espluges del Llobregat y acabar con su proyecto aquí en El Escorial en la casa que fue de su abuelo paterno, Villa Cuqui y hoy Villa Palmera un típico hotel de la ladera de Abantos  edificado según el estilo escurialense, también llamado neoherreriano, como muchos de los allí existentes.

Entrar en la casa es entrar en el santuario de la música latina y afrocubana. Debo confesar que quedé impresionado  desde la primera estancia que me enseñó, con las paredes cubiertas por estanterías con miles de vinilos en perfecto orden de revista como si de un “ejército” de soportes musicales se tratara. En ellas se guarda una colección compuesta por 100.000 piezas musicales compuesta por vinilos, discos de todos los formatos, discos de pizarra, un fondo fotográfico de músicos afrolatinos y todo tipo de soportes audiovisuales que durante años ha ido buscando y comprando en los sitios más insospechados del mundo. Ahora colaboradores en todo el mundo la amplían enviándola las últimas novedades  así como incunables encontrados en una búsqueda continua por esos mundos latinos

E mi recorrido por las estancias de la casa que tan amablemente me iba enseñando, algo me impresionó, además de la colección de vinilos. Era la colección de cartelería que posee de posters originales de películas del cine musical latino de los años 30 al 60. Algunos de los 300 que posee “tapizan”  y cuelgan de las paredes, perfectamente enmarcados, dando un colorido a las blancas paredes, difícilmente de conseguir con otros cuadros o pinturas. También en las paredes se pueden ver collages, que ella misma compone, de carátulas de discos inservibles. Voy descubriendo otros elementos del arte caribeño de tipo algo naif que van decorando los rincones y ella misma me explica su procedencia. Luego recorro más estancias con cartesianas y ordenadas estanterías y anaqueles repletos de discos; el estudio desde que emiten; los aparatos especiales para escuchar los de 78 revoluciones y discos de pizarra de los que tienen una magnífica colección. Así voy descubriendo cosas nuevas en mi paseo por este santuario de la música latina.

 

Con una juventud arrolladora en los inicios de su proyecto de radio, en esta segunda juventud dedica todas las horas del día a su proyecto vital de radio musical afrocubana que emite desde Villa Palmera y los ratos que le quedan libre los dedica a su otra afición: montar en bugi por los campos y caminos de nuestra sierra.

La pregunto si es rentable Gladys y me dice categóricamente que no. No le compensa. La publicidad aunque le diera algo de dinero desvirtuaría su proyecto musical. Me he currado  con viajes y dinero- me comenta- el llegar a tener una, quizás la mejor, colección del mundo, de música latina  y no me voy a embarcar en ese complicado mundo.

Hablamos de las próximas exposiciones que prepara, de sus proyectos inmobiliarios, de sus paseos en bugi, de su labor de mecenazgo entre las que destaca una escuela de ritmo en Panamá con niños «de un pueblo muy perdido» en el Caribe atlántico, así como de la web que prepara para dar a conocer la ingente colección musical de Radio Gladys Palmera.

He leído casi todo lo que en la red se ha publicado de ella como las miles de anécdotas de la búsqueda de su inmensa colección de discos; sus inicios y problemas de juventud; su premio Ondas 2.015 a la mejor Radio en Internet; de las ediciones repetidas del mismo álbum o de las rarezas que su colección contiene como el primer disco de La Lupe; los discos de 78 rpm grabados por Bola de Nieve o los discos publicitarios de Celia Cruz y Benny Moré para marcas de bebidas. Posee joyas como un álbum de James Dean a las tumbadoras;  la serie completa de mambos de Tito Puente o una colección de la aerolínea cubana de los cincuenta.

Escuchar aunque sea por una sola vez a Glagys Palmera y especialmente su Playlist que ella misma programa e incluye las últimas novedades, seguro que os pasará como a mí. Os enganchará y si no os convencía la música latina os acabará gustando y como yo no parareis de escucharla desde la ladera de Abantos. Gracias Gladys Palmera.

Un pensamiento en “Gladys Palmera

  1. Gonzalo González Cosano

    ¿Has visto lo cutre y feo que es el cartel de la Romería de la Virgen de la Herreria este año? Vergonzoso que en lugar de poner una imagen de la Virgen pongan a unos «tipos» vestidos de pueblerinos y de picnic. Yo pondría sólo a la Virgen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *