Juan de Isasa

La familia Isasa es y será un referente para los vecinos de San Lorenzo por lo mucho que dieron e hicieron por nuestros pueblos. Siempre en El Escorial o en San Lorenzo han vivido, o viven en la actualidad, varios miembros de la familia Isasa a la que con orgullo pertenezco. De aquí también salieron varios familiares, algunos muy jóvenes, para ser fusilados en esa horrible Guerra Civil entre hermanos. Quiero recordarlos aquí ya que lo que llaman Memoria Histórica, ha decidido no reconocer a una parte de ella y ser olvidada. Pero el perdón estaba en el ADN de la familia y aquí volvieron, participaron, vivieron y viven muchos de sus miembros.

Al conocer la noticia de la muerte de mi primo Juan, que ha sido como un hermano para mí, mis dedos, aunque algo temblorosos, se ponen a teclear en el ordenador porque no puedo dejar que mis sentimientos queden sólo en mi memoria. En mi invernadero de recuerdos guardo fotos de miembros de la familia Isasa en San Lorenzo. Mi madre haciendo el saque de honor en los Pinos; primos y hermanos en el Manitas posando con Victoriano; otros actuando en los festivales de la Canción Escurialense; en la Romería con preciosas carretas; la Isasada celebrada en San Lorenzo que reunió a más de cien familiares y dejó un precioso castaño en el Parque Almirante Carrero Blanco y tantas y tantos recuerdos que su lista se haría interminable.

Siento una rara sensación. En poco tiempo he tenido que escribir sobre algunos amigos que nos han dejado. Quinito Pacheco, Vicentón Cea, Bonifacio Cuena, de Paco Villota y ahora de Juan Isasa.

Sacerdote Marianista dedicó gran parte de su vida al mundo de los libros especialmente para jóvenes. Ha sido Presidente del Grupo Editorial SM; Presidente de la Federación de Gremios de Editores de España; Presidente de la Federación de Cámaras del Libro de España y Director del Colegio Ntra. Sra. del Pilar (Madrid). Como presidente de la Editorial S.M tuvo que viajar por todo el mundo y precisamente volviendo de uno de estos viajes, concretamente de Israel, le diagnosticaron una grave enfermedad contra la que luchó pero en esa terrible guerra ganó la enfermedad y Juan ha tenido que iniciar otro viaje.

Siempre que podía venía a San Lorenzo a vivir una vida distinta a la que su trabajo le obligaba y se relajaba y se mezclaba con sus hermanos y la gente del pueblo donde tenía muchos amigos

Juan Isasa con Bonifacio Cuena

MINOLTA DIGITAL CAMERA

Juan tenía tres pasiones: la palabra, generalmente escrita, por su relación con la Editorial S.M, pero también la palabra hablada que en sus homilías o sermones nos acercaba a Dios de una forma más cercana, más actual, más directa sin circunloquios ni rodeos; la Compañía de María, su corazón marianista, a la que desde su ordenación como sacerdote dedicó su vida y se puso a la disposición de sus superiores para que le mandaran donde dispusieran, fuera donde fuera y supo ganarse su confianza. Su amor por la educación le llevó a ser director del Colegio de Nª Sª del Pilar por donde han pasado miles de alumnos, muchos conocidos ilustres, algunos no tanto, y otros agradecidos como mis hermanos, mis hijos y yo; y su familia a la que quería con locura y con los que disfrutaba allá donde estuvieran y con los que yo también pasaba ratos maravillosos. Añadiría su amor por nuestra Virgen de Gracia que siempre que sus obligaciones se lo permitían, aparecía en sus romerías, de las que fue pregonero, disfrutándolas desde el Rosario de la Aurora .

Seguro que este año estará con todos en la Ermita acompañando a la Virgen a la que tendrá más cerca que nosotros y a la que seguro que pedirá para que nos acompañe siempre.

Mucho más podría escribir sobre Juan Isasa porque muchas historias se han quedado en mi tintero de recuerdos y además su vida, su inmensa cultura y su memoria histórica darían para numerosos capítulos de este blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *