Los pasos perdidos de Alfonso Paso

 

(Publicado hoy 23.07.2.018 en la Gaceta Escurialense)

Los pasos perdidos de Alfonso Paso

Pasar un rato agradable tomando café en el Miranda; recibir el regalo de un libro; hablar con la hija de un personaje excepcional, no valorado como se merece; conocer a un padre y el amor por su hija y conocer a una hija y su amor sin fisuras por su padre, eso es lo que me acaba de pasar. Conocer a Almudena hija del dramaturgo Alfonso Paso y conocer la calidad humana de su padre ha sido de esas cosas buenas que ocurren de vez en cuando y que la vida te regala. El libro, “LOS PASOS PERDIDOS”,  es una recopilación de artículos de prensa escritos por Alfonso Paso durante su trayectoria de periodista que  por iniciativa de su hija Almudena y de Juan Vicente Oltra autor del prólogo y de la selección de artículos  ha visto la luz. Es un recorrido por el Paso literario, humorístico, histórico, familiar e intimista del que recomiendo su lectura.

“Era Alfonso Paso un español con alma de moro y voluntad de alemán. Luchó, amó, padeció, triunfó, fue envidiado y combatido. Saboreó plenamente esa copa de acíbar que es el triunfo en nuestro país. Y hoy en un tremendo mutis, sin una palabra, se ha ido en un final de acto despiadado. No habrá un hombre como él en un siglo del teatro español”

Esto lo escribió Lorenzo López Sancho en el ABC el 11 de julio de 1.978 al día siguiente de su muerte. Y realmente ¡cuánta razón tenía! En parte ese mutis todavía está vigente hoy día. Con Paso ocurre como con otros muchos personajes del arte, la literatura y el teatro olvidados o quizás esperando que alguien encienda una luz en la oscuridad. Eso es por lo que lucha su hija; revindicar y enaltecer la figura de su padre con libros como éste.

La biografía del autor teatral español más prolífico del siglo XX, es un recorrido de oro por las letras, el teatro, el periodismo y hasta por la Historia de América y la Arqueología, rama de la Carrera de Filosofía y Letras de la que fue Premio Extraordinario. Algunos de sus artículos recogidos en el libro rezuman un aire del gran ser humano que fue y del que muchos negaron y hasta combatieron.

El conjunto de su obra además de sus cientos de artículos, supera las 230 obras de teatro de las que estrenó 189 y 9 adaptaciones y ha sido traducido a 30 idiomas. Muchas de ellas se siguen representando fuera de nuestro país y en algunas actuó como actor de su propia obra. En 1.968 tuvo siete obras en cartel en siete teatros de Madrid con funciones tarde y noche y con el cartel no “no hay localidades” durante muchos meses. Su obra “Enseñar a un sinvergüenza” estuvo 25 años seguidos en cartel, siendo la segunda obra más longeva después de “La Ratonera” que lleva más de 60 años en la cartelera de Londres. Sólo tenía “prohibido” estrenar en el Teatro Real ya que había un cartel en la puerta que ponía “Prohibido el paso”, según contaba  Alfredo Marquerie.

Pero me centraré en su amor por El Escorial que lo ha dejado patente y por escrito, muchas veces. Siempre nombraba El Escorial en sus obras y muchas las ambientaba en sus hoteles o en las calles del pueblo del que decía que le gustaba más sus gentes, con las que hablaba a diario, que las propias maravillas del pueblo. En su casa “Los Madriles”, en la que vivió entre los pinos de Abantos,  escribió, acompañado por  su silencio, muchas de sus obras En esta casa de la ladera del monte Abantos compuso su obra “El Escorial cariño mío” una historia de amor que sucede en la habitación de un hotel de El Escorial donde el autor juega con el tiempo. Una sencilla historia tierna y humana.

El libro recoge, con el título “Y además un Monasterio”, un delicioso artículo sobre El Escorial publicado en el Diario ABC en 1.963 que es todo un canto a las bondades de los dos Escoriales, a sus gentes, a sus calles por las “que se cuela el aire como un torrente” y “al efecto casi mágico de escuchar el silencio en los días de invierno” invierno escurialense que el autor defiende rehabilitar y convertirlo en el invernadero de la capital. Al final del artículo escribe que además de sus bondades, El Escorial tiene un Monasterio que mandó construir Felipe II. Y ahí lo deja.

Por el amor de Alfonso Paso al Escorial, el 8 de agosto, a las 19 h se celebrará un homenaje a su figura que tendrá lugar en la Casa de Cultura de San Lorenzo organizado por el Ateneo Escurialense y en el que intervendrán: Rafael Rodrigo Fernández, licenciado en Geografía e Historia por la UAM, Doctor en Historia Contemporánea y escritor y Almudena Paso, hija del autor teatral. Será moderado por el escritor Javier Santamarta del Pozo. Los que amamos El Escorial y disfrutamos con el autor y su obra estaremos allí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *