El Veraneo y La Colonia XXVII.-Excursiones y la Guía del veraneante

 

El Veraneo y La Colonia XXVII.- Excursiones y Guía del veraneante

Los autores del libro que venimos comentando nos llevan a recorrer los lugares más comunes a los que las pandillas de aquellos años cuarenta realizaban las excursiones, uno de los entretenimientos más comunes de los veraneos de la Colonia. Así comienzan por una excursión para merendar en Zarzalejo por el puerto de Entrecabezas. Se realizaba durante los primeros días de septiembre, días todavía largos y menos calurosos que los de los dos meses anteriores. Después vendrán otras como el aperitivo en Robledondo y el arroz en Abantos que los autores nos relatan con multitud de detalles y comentarios de lo que en el camino van encontrando.

Los largos paseos eran otra constante en el veraneo escurialense y por ello nos describen los que realizaban a la Primera Horizontal o Vuelta de los Frailes así llamado por, tras una pronunciada curva en el camino, aparece el “Mirador de los Frailes”. “Allí -describen- encontramos, descansando en unas rocas, a varios de ellos, con sus sotanas y esclavinas negras y el grueso Breviario, de dorado canto, entre las manos. ¡Bello lugar de meditación!”.

La Segunda Horizontal o Vuelta Larga, la excursión a los Llanillos y a la Fuente de la Concha para terminar con la excursión a Pinares Llanos por Malagón; a Cuelgamuros y al Valle de los Caídos y la de Cercedilla y Los Molinos por Guadarrama esta última en bicicleta son otras de las excursiones que los autores nos relatan como las más realizadas en aquellos años cuarenta.

La Tercera Parte del libro “El Escorial” de Sabau y “Polilla” nos introduce en la Guía del veraneante, guía que contiene los datos necesarios para que cualquier veraneante de El Escorial tenga a mano aquellos datos que puedan ayudarle a pasar un mejor veraneo. Recoge las direcciones y teléfonos oficiales más utilizados, comenzando por el Ayuntamiento cuyos teléfonos, en aquellos años, eran el 67, 95 y 134. A continuación el Callejero recoge todas las calles, paseos, plazas y barrios de San Lorenzo. La Guía Sanitaria contiene una relación de médicos, prestigiosos profesionales con sus direcciones y teléfonos. En aquellos años cuarenta era lo normal llamar al médico y éste se acercaba a tu casa a diagnosticarte y mandarte los remedios, algunos caseros, para curarte. Contiene, además, referencias de las tres farmacias existentes: la de Julio González de Cos en Floridablanca; la de la hija del Dct. Del Campo en los Soportales y la de Fernández en General Sanjurjo hoy calle del Rey.

Como no podía ser menos también figura la Guía de horarios y tarifas de los Ferrocarriles de Madrid al Escorial. El Ómnibus de la 7,30h tenía 1ª,2ª y 3ª y contaba con bar, cosa que los demás trenes no tenían.

Respecto a los autobuses la Guía nos cuenta que La Continental disponía de un solo servicio con salida a las 18,00h del Escorial y a las 8,45h de Madrid. El coste del billete eran 7,30 pesetas, es decir 0,044 euros de hoy día. La parada, que luego sería la de Herranz, estaba en los Soportales.

La Tabanera realizaba viajes a Madrid por el pueblo de Guadarrama con salida a las 8,30h del Escorial y a las 20,15 de Madrid. Es curioso pero en estos autocares existían asientos -según nos cuentan- de 1ª a 9,60 pts. y en 2ª clase a 7,90 pts. El servicio a la Estación se realizaba con antelación a la llegada y salida de los trenes tal y como viene realizando en la actualidad.

Aquí me viene a la memoria el desastre actual del servicio de autobuses que realiza Alsa que compró hace un par de años la Empresa Herranz. No sé quién tendrá la razón de las continuas huelgas que ponen en peligro la comunicación entre El Escorial con Madrid y otras localidades, pero los usuarios se desesperan y no entienden como ni la Empresa, ni los trabajadores, ni el Ayuntamiento ni la Comunidad intentan poner fin a esta situación. Dos días, lunes y martes, con servicios mínimos y los trenes a tope. Los usuarios, muchos de ellos que a diario utilizan estos transportes públicos y que nadie olvide que son “públicos”, están muy cabreados y algún día va a ocurrir alguna desgracia. Llamo a los políticos y a los munícipes que miren por sus representados y le solucione el problema que entre otras cosas para esos están.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *