Personajes escurialenses: Teresa Berganza

Teresa Berganza en su casa del Escorial

Teresa Berganza en su casa del Escorial

Ella misma lo ha confesado a Amilibia en una entrevista en “La Razón”: “Quiero irme sin hacer ruido. He pedido que no avisen de mi fallecimiento a nadie hasta pasada una semana o un mes. Que me incineren y me entierren entre la camelia y el ciprés del huerto de los frailes agustinos que tengo cerca de mi casa en El Escorial”. Se está refiriéndose a la huerta de los frailes cerca de su vivienda habitual que es en la Casa de Reina frente a la entrada a la Basílica del Monasterio.

Teresa Berganza pertenece a ese inmenso grupo de personalidades que viven o han vivido en nuestros dos pueblos y que muchas veces, por su vida algo monacal y nada llamativa, desconocemos. Desde premios Nobel como Jacinto Benavente a filósofos como Ortega y Gasset; Jefes de Gobierno como Azaña; periodistas como Luis Apostua y Diego Jalón o José María García e Isabel Montejano. Arquitectos como Feduchi, Vidaurre o Luis Cervera Vera. Autores teatrales como Alfonso Paso o los hermanos Álvarez Quintero. Poetas como Fernández Shaw, militares como Carrero Blanco, Millán Astray, el general Asúa o el General de Diego. Ex ministros como Fernando Morán o Licinio de la Fuente; mezzosoprano como Teresa Berganza que vive en la Casa de la Reina; Pintores como Viola o Antonio Cobos. Críticos de Arte, directores de cine como Angelino Fons y guionistas de televisión como Guillermo Summers. Actores de cine y teatro como Maruchi Fresno o Aurora Redondo; abogados e intelectuales de prestigio o dueños de Laboratorios como D. Juan Abelló. Ilustres agustinos, grandes juristas como el Cronista oficial de Madrid Federico Carlos Sáinz de Robles, del Escorial Gabriel Sabau o historiadores como Manuel Auberson. <sría una lista interminable. No creo que exista en la Sierra madrileña ningún pueblo con una relación de “vecinos” tan importante y que además se hayan fundido con las gentes de nuestros dos pueblos.

Teresa Berganza son muchas mujeres en una. La mezzosoprano, la diva, la que ha recorrido el mundo llevando espiritualidad a las gentes en sus interpretaciones operísticas y la castiza, la que ama Madrid y a Lina Morgan- nacida en el número 13 de la calle San Isidro- y que recuerda con cariño y respeto sus orígenes en la Escuela Fundación Vázquez de Mella y posteriormente en el Conservatorio de Madrid del que recibió la medalla de manos de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. La mística, que hubiera querido ser monja a los quince años y que su padre, Guillermo, ateo por la gracia de Dios, como ella misma dice, consiguió sacarla del convento. La mujer que también querría haber sido Ministra de Cultura para ayudar a los jóvenes en la música. La mujer Doctor Honoris Causa por la Universidad Complutense y la Académica de número de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Es Commandeur Aux Arts y Lettres Francaises. Es miembro del Instituto de España y posee cientos de títulos y condecoraciones. Dice que se eleva hasta el cielo cuando canta con su hija Cecilia, cosa que no le ocurre en otros recitales a dúo, pues se ve reflejada en ella y a veces siente que tiene el mismo color de voz. Algo me ha llamado la atención de Teresa Berganza y fue cuando, contado por ella, leí que su libertad de espíritu, esa libertad que buscamos todos, se la debe a «Carmen» la de Bizet, ya que interpretando la ópera y cuando tenía que cantar «liberté» lo hizo con tal fuerza que en ese momento decidió separarse de su primer marido. Esta importante, libre e interesa te mujer vive y quiere ser enterrada entre la camelia y el ciprés del huerto de los frailes en San Lorenzo del Escorial.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *