Imagenes escurialenses: Bizcotelas

 

Foto bizcotelasFoto bizcotelas 2

Nota: Las fotos de las bizcotelas no son las del Escorial. Corresponden a la pastelería de Oviedo

Bizcotelas

En San Lorenzo, desconozco si existieron en La Villa, las bizcotelas blancas o negras, de azúcar o de chocolate, siempre han sido un delicioso postre y un producto pastelero perfecto para impresionar a cualquiera.

Aunque por definición, bizcotela  es “un bizcocho cubierto con una capa de azúcar blanca en polvo”, la realidad es que la que conocemos y nos deleitamos comiéndolas en San Lorenzo, no son exactamente así. Las blancas son conocidas por su baño de azúcar más clara de huevo y las otras las negras, por su cobertura de fondant de chocolate que las envuelve. Tanto unas como otras ofrecen un fino crujiente al morder y encierran un bizcocho de espuma relleno de yema. Estas son las que gracias a la cuidada elaboración que siempre ha existido en San Lorenzo, han sido reconocidas en toda España y parte del extranjero. Ese mismo reconocimiento lo consiguió también los mantecados Espinosa firma hoy desaparecida y que yo desconocía que se hubieran comercializado aquí.

Siempre he creído que la bizcotela era una exclusiva del Escorial pero no es así ya que existen varios tipos de este exquisito producto. Algunas, que se anuncian como tales, se parecen más a los bizcochos de soletilla o a bizcotelas glaseadas, pero que nada tienen que ver con las que comemos en El Escorial. Existen en Puerto Real; en Utrera o Alcalá de Guadaira en Sevilla; en Oviedo y en Sanlúcar de Barrameda (Pastelería del Pozo) y hasta existe una receta peruana todas con el nombre de bizcotelas. También en México existe un producto parecido en su composición pero con formas muy raras que también llaman bizcotelas.

La elaboración y tradición pastelera siempre ha sido reconocida en San Lorenzo que llegó a tener ocho pastelerías en 1.988. Recuerdo la de Claudio, Ideal, Rex, Violeta,… Pocas pastelerías quedan hoy, pero, gracias a Dios, las bizcotelas se pueden seguir deleitando en Alaska y en Paco Pastel, distintas unas de otras pero deliciosas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *