No se de que escribir

No sé de qué escribir

Pasear por la actualidad política, como hacemos todas las semanas, cuando no se producen noticias de interés, es difícil y complicado. Si además hay que entretener y no llorar por las noticias económicas que nos llegan es imposible. Pues esto es lo que ha pasado esta semana que no se han producido noticias que sean dignas de protagonizar una Editorial.

Por ejemplo hablar de que en septiembre ha aumentado el paro en 97.000 personas ya no causa impresión a nadie. Acercarse a cinco millones de personas que están cobrando las prestaciones del paro ya no le dice nada a nadie. Escribir sobre ello te expones a que te llamen desestabilizador o antipatriota y no estoy por la labor.

Escribir sobre lo pesado que están los sindicatos con el tema de la educación pública cuando sus dirigentes y los ministros que les apoyan llevan a sus hijos a colegios privados, no tiene ya ningún interés. Todos los días se ponen una camiseta verde que parece que valen tres euros y las venden por cinco sin factura- según ha denunciado Esperanza Aguirre- y a la calle a protestar mientras los niños pierden su clase. Esto ya no pone a nadie.

Había pensado escribir sobre la corrupción destapada en Galicia bajo el nombre de “Operación Campeón” pero este tema de la corrupción es un tema muy trillado y manido. Que un empresario de Laboratorios haya señalado nada menos que a Pepiño Blanco, Ministro de Fomento, de haber recibido dinero a cambio de favores no es para dedicarle una editorial. En primer lugar porque ha sido el azote del caso Gürtel contra el PP y es una persona honesta y honorable donde las haya aunque le hayan acusado de hacerse un dúplex en la Ría de Arosa incumpliendo la Ley de Costas. No sé cómo una persona como el empresario Jorge Dorribo, acusado de fraude en subvenciones, falsedad documental, alzamiento de bienes, blanqueo y fraude fiscal, es capaz de acusar a un Ministro honesto donde los haya. Es una canallada y hay que respetar la presunción de inocencia del Ministro, aunque él no lo hiciera con Francisco Camps en el tema de los trajes de la Gürtel.

Blanco ha confirmado que se reunió con el empresario lucense en una gasolinera y de allí marcharon en el coche oficial hablando de los proyectos del empresario. Recibir a un empresario en una gasolinera y despachar en el coche oficial de un ministro es lo más normal.  Creo que un ministro se puede reunir en una gasolinera que es un sitio discreto para reunirse y de paso comprar algo que se le hubiera olvidado en casa. Los ministros se pueden reunir con quien quieran y donde quieran que para eso son ministros.

El PSOE asegura que la cita de la gasolinera fue una “cuestión privada”. Pues claro que fue una cuestión privada. Las comisiones por conceder subvenciones son una cuestión privada. Lo siento pero creo que no ha sido una justificación muy afortunada.

Había pensado dedicar esta Editorial a los ajustes que se están llevando a cabo en las Comunidades presididas por el PP pero no creo que interese a nadie. Los sindicatos ya han anunciado manifestaciones y huelgas por los recortes sociales que va a llevar a cabo el PP cuando gane las elecciones. Es decir conocen los recortes sociales que van a llevar a cabo y saben que el PP va a ganar las elecciones por lo que se lo preguntaré y escribiré sobre ello en otras editoriales. 

Tampoco creo que merezca atención dar cuenta de los recortes que está llevando a cabo la Generalidad Catalana en el sueldo de los médicos, en el cierre de quirófanos y de centros de salud los fines de semana, así como retrasos y recortes drásticos en centros de ancianos y discapacitados, mientras amplia el presupuesto para la inmersión lingüística, las embajadas y las selecciones deportivas catalanas. Aunque estos ajustes no son criticados por el Gobierno ni por los sindicatos y sí los de Esperanza Aguirre, Fabra o Cospedal, creo que no merece la pena hablar de ello.

Había pensado escribir sobre las subvenciones concedidas por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo dependiente del Ministerio de Asuntos  Exteriores publicadas en el B.O.E el 12 de Agosto de 2.011. No creo que merezca la pena. Son subvenciones concedidas solamente en el segundo trimestre del año y las recoge Antonio Burgos en el ABC. Entre otras muchas se recogen:

-230.000 euros al Perú para el “Desarrollo de la educación bilingüe intercultural en la Amazonia”

– 2.270.000 a Senegal para “Subvención para la construcción de almacenes de acopio de arroz “paddy”.

– 650.000 euros a la Alianza de Civilizaciones, para “Analizar las causas de las divisiones que ponen en peligro la paz y proponer una serie de medidas concretas de carácter político”.

– 7.000.000 de euros a Mozambique  para “Apoyo Presupuestario Directo al Ministerio de Finanzas”.

– 1.750.000 euros a Cuba para el “Programa de desarrollo rural en el oriente cubano”.

Y así muchas más subvenciones para el desarrollo de los demás países porque el nuestro ya está desarrollado y no necesitamos más dinero. Creo que esto tampoco tiene demasiado interés para escribir de ello.

Que hayan detenido a la cúpula del PSOE de Ronda, como en su día lo hicieron con Marbella, por delitos de corrupción es un tema menor y que ya aburre al lector y no pienso escribir de él. Que a los arrestados; el ex alcalde, tres ediles y tres empresarios, se les acuse de prevaricación, cohecho, tráfico de influencias, malversación de caudales públicos, falsedad y blanqueo de dinero ya no interesa a nadie. Aunque ha sido hace unos días, hoy ya nadie habla del tema y los ministros cuando hacen declaraciones, siguen sacando a la palestra el caso Gürtel. ¡Vaya por Dios! Sólo existe este caso de corrupción.

Espero que la semana que viene se llene de noticias importantes y trascendentes para nuestras vidas  para poder escribir y comentarlas en esta Editorial.

Olvidaba comentarles que se ha casado la Duquesa de Alba con Alfonso X por si no se habían enterado.

J. S. de los T.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *