Paraiso del carnet por puntos

En medio de un paraje majestuoso de pinos, robles y fresnos entre los que discurría el agua y donde habitaban multitud de animales que satisfacían las apetencias cazadoras de la Corte, allí Felipe II construyó la maravilla del Monasterio- Panteón, Iglesia, Convento y Residencia- para su uso y disfrute. Cien años después de iniciarse las obras del Monasterio, en 1.760, Carlos III comienza a construir los primeros asentamientos del pueblo, a media legua de la entonces aldea y hoy Leal Villa de El Escorial.

Se puede considerar a Felipe II como el primer veraneante que tuvo El Escorial ya que venía a pasar los estíos cerca de la fábrica de su Monasterio, residiendo en la casa del Cura párroco de la Villa, el Bachiller Pedro Montero, que de este modo se convirtió en la primera casa de alquiler. Mas tarde, al Rey le acompañaban multitud de consejeros, secretarios y altos servidores y todos ellos formaron la primera colonia de veraneantes. Y a partir de ahí miles de personas dejan sus lugares habituales para instalarse en nuestros dos pueblos, construirse su segunda vivienda o para pasar los veranos en los hoteles recién inaugurados.

Yo y mucha gente como yo, siempre hemos creído que El Escorial es un paraíso para el descanso, para los paseos por sus parajes maravillosos, para no pasar calor en verano donde la canícula es dura en Madrid y por eso vivimos o pasamos muchos fines de semana y veraneos en el pueblo de Arriba o de Abajo como siempre los hemos llamado. Algunos viven y se empadronan aquí no por razones tan bucólicas y de descanso, sino por otras más crematísticas, es decir para ahorrarse dinero en impuestos como en el de circulación o en el IBI, que son bastante más baratos que en Madrid.

Además hoy día existe una nueva razón para la calificación de estos dos pueblos como un paraíso: San Lorenzo, La Villa y 131 pueblos más de la Comunidad de Madrid, no han conectado sus sistemas informáticos a los servidores de Tráfico del permiso de conducir por puntos, sistema que es imprescindible para sancionar desde la Dirección General de Tráfico las infracciones que se cometan en estos pueblos y que lleven aparejada una reducción de puntos en el permiso de conducir. Es decir que si la Policía Municipal te hace un control de alcoholemia o te saltas un semáforo en Madrid, puedes perder 6 puntos, pero si sucede en el casco urbano de El Escorial, San Lorenzo, Chinchón o Alcobendas te vas de rositas, con una multa sí, pero sin pérdida de puntos.

Nunca he creído en las muchas bondades que nos han vendido desde el Gobierno para la implantación del permiso por puntos y parece que aunque han descendido los accidentes, fin fundamental de su puesta en vigor, se ha multiplicado la gestión de las multas que llegan a los infractores con varios meses de retraso y muchos juzgados están colapsados por los accidentes de tráfico y por el tratamiento penal que se da a muchas infracciones. Además se produce un tratamiento discriminatorio de la Ley al tratar de forma desigual al que comete la infracción en Madrid o si la comete en los 133 pueblos de la Comunidad que todavía no están conectados a los terminales de la D.G.T Creo sinceramente que el no estar conectado El Escorial y San Lorenzo a los terminales de la D.G.T, es de juzgado de guardia al tener entre sus vecinos a uno de los mejores y más grandes ordenadores de España que nos tiene fichados a todos desde el punto de vista policial y de Hacienda.

De todas maneras y para intentar comprender el porqué de esta anómala situación, llamé al juez Baltasar Garzón para saber si el Rey Felipe II había muerto – recordemos que el juez dictó un auto para saber si Franco había fallecido- y sobre todo para preguntarle si el Rey Prudente había concedido algún privilegio a nuestros pueblos. Me interesaba mucho para documentar esta colaboración y justificar el porqué El Escorial es un paraíso para el permiso por puntos. No me supo contestar y me prometió un auto judicial solicitando el certificado de defunción del Rey Felipe II y poder así confirmar la concesión de una posible bula en el permiso de conducir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *