La Casa de las Torres

Situado en la calle Juan de Toledo s/n y esquina a las calles Dorregaray e Infantes aparece el precioso palacete llamado la Casa de las Torres que en el año 2.004 fue rehabilitado por la Comunidad de Madrid. El edificio era destinado en un principio a servicio administrativo mientras se construía el teatro-auditorio de San Lorenzo, para destinarlo después a investigación, cursos y seminarios musicales. Según se dijo en su día el edificio se dedicaría a “residencia de personalidades del mundo de la música y de la lírica” y al mismo tiempo a “un uso que será compatible con el desarrollo de actividades docentes a través de cursos y seminarios”. Nada más lejos de la realidad.

El Palacete está enmarcado en la corriente arquitectónica art-nouveau , aunque algunos autores lo encuadran en la tipología indiana. Fue construido en 1.913 por el arquitecto Luis Vidal sobre una parcela de 1.512 metros cuadrados y 1.082 construidos. Consta de dos plantas más un sótano y bajo cubierta estando actualmente catalogado por sus singulares características arquitectónicas.

El edificio está levantado sobre zócalo de sillería granítica donde apoyan los muros de carga de ladrillo. En la fachada, de traza irregular y ladrillo rojo visto, se destaca la forma ochavada de los torreones que dan nombre al edificio. Detalles modernistas en las pilastras e impostas así como en la cornisa de la segunda planta. Detalles florales de loza esmaltada del escultor Daniel Zuloaga, en los antepechos de las ventanas de la segunda planta y en la pared de cerramiento exterior, así como en el remate de las dos torres que se cubren con chapiteles de zinc. Detalles modernistas se pueden ver también en la estructura que cubre el mirador acristalado de la terraza de entrada desde el jardín. El cerramiento exterior con una sencilla reja con decoración modernista en sus extremos y el pabellón auxiliar que era destinado a garaje son otros elementos interesantes del palacete.

Su rehabilitación costó cerca de 1,5 millones de euros dados los elementos originales artesanales existentes, para lo que se necesitó contratar artesanos de otros países. Torreones de zinc, estucos en paredes, vidrieras ejecutadas con la técnica francesa cloisonne, maderas nobles en la escalera y suelos de mármol. Modernidades de la época como un montacargas de madera para la subida de la comida desde el sótano.

La rehabilitación del palacete fue inaugurada en julio de 2.004 con una exposición interactiva en materia de ordenación del territorio- “Actuaciones para un desarrollo sostenible”- que abría lo que debería ser el inicio de una serie de exposiciones.

Llevo mucho tiempo pasando por delante y siempre lo veo cerrado a cal y canto. No se si después de la primera exposición se han hecho otras o si realmente se ha utilizado alguna vez para los fines para los que fue comprado y después rehabilitado. Creo que si se ha hecho alguna otra exposición, ha fallado la comunicación y el marketing pues ni yo ni nadie se han enterado de los cursos, exposiciones u otros eventos que se hayan podido realizar. He visto muchas veces el palacete cerrado y el jardín en un estado bastante lamentable para una inversión tan fuerte.

Como residencia de personalidades del mundo de la música como se dijo, no creo que se haya utilizado nunca. Teniendo tan cerca el Hotel Victoria, Los Lanceros o los magníficos hoteles de Madrid, ninguna personalidad de la lírica, la música o el teatro, se quedaría a dormir en este palacete. ¿No será que la rehabilitación ha servido para que alguien pueda tener su palacete de verano para venir con su familia a veranear al Escorial? Me queda la duda aunque no lo creo.

Siempre he dicho que hacer cosas es muy fácil. Se puede hacer un auditórium para la música y la lírica, un museo dedicado a Juan de Herrera, una biblioteca o un centro cultural pero lo difícil y complicado es mantenerlo y dotarlo de contenido. Enterrar más de un millón de euros en un precioso palacete para tenerlo cerrado, me parece uno de los muchos absurdos que se dan en este tipo de realizaciones municipales que no sirven para nada.

Un pensamiento en “La Casa de las Torres

  1. Freddy

    He descubierto este blog hoy con interesante información sobre El Escorial, pueblo al que me unen recuerdos desde generaciones.

    Llevo mucho tiempo buscando información sobre una casa que para mi tiene un interés especial. Se llamaba Santa Isabel, era un hotelito decimonónico que estaba en la subida al Hotel Felipe II, justo después de donde terminaba la calle Alarcón, que debió desaparecer a finales de loos 60 o principios de los 70.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *