A vueltas con la Memoria Histórica

amanecer monasterio escorialAlfonso Ussía me ha descubierto en un artículo en La Razón, a un personaje, por llamarle de alguna manera, que se llema José María Pedreño, que es Presidente de un tinglado de nombre larguísimo: la Federación Estatal de Foros por las Memoria Histórica. Este buen señor ha pedido que se retire el Arco del Triunfo que desde hace muchos años abre las puertas de Madrid, a los que vienen por la carretera de La Coruña, en pleno barrio de la Moncloa. Sus rtazones, absurdas razones, es que por ahí entraron las tropas nacionales en el año 39 para liberar Madrid. Después de hacer una magnífica comparación llena de humor de lo que se puede y no se puede retirar, Ussía acaba temiendo que el señor Pedreño, exija “retirar” el Monasterio de El Escorial con tal de mantenerse en la presidencia de semejante tinglado subvencionado.

No me extrañaría que el Monasterio de El Escorial tenga también los días contados gracias a este señor y a los que se están forrando con este nuevo negocio de la Memoria Histórica.  Seguro que se venderá por pisos como si se tratase de una urbanización de lujo, con su piscina, su huerta y su jardín, con la galería de Convalecientes de la gripe “A”, con su magnífica boblioteca, su coro de niños cantores, que ahora cantan pop y rap y hasta con su panteón particular.

¿Se figuran a los franceses pidiendo a su Presidente Sarkozy que vuele el Arco del Triunfo de los Campos Elíseos por razones de la Memoria Histórica y lo venda en trocitos como souvenir? Ni serían franceses ni Nicolás se lo iba a conceder por eso de la “grandeur”.

Ya lo avisé en otros artículos. La guerra de los crucifijos va a hacer que el más grande de todos, la Cruz del Valle de los Caídos, también tenga los dias contados pues además va contra la Memoria Histórica. Ahora que están y en todos los medios de comunicación, los censos y padrones para saber quién vive, por ejemplo en Vic, también el Congreso de los Diputados ha dado luz verde a realizar un censo para saber quién a muerto en la Guerra Civil y está enterrado en el Valle de los Caídos. Censos para los vivos y para los muertos. Además ahora como nos sobra el dinero, pide al Estado que se haga cargo de los costes de las exhumaciones que se soliciten y del traslado de los restos.

Parece que a estos mamelucos les gusta remover tumbas y buscar los restos de los muertos desaparecidos. Empezaron buscando los del poeta Federico García Lorca y después de gastarse una pasta y llevar los mejores métodos y los instrumentos de última generación para su búsqueda, no han aparecido sus restos. Eso sí en su lugar han encontrado una botella vacía de agua y creo que una zapatilla de deporte. Hace poco tiempo un juez muy conocido, solicitó pruebas de que Franco había muerto y estaba dispuesto a abrir la fosa del Valle para ver si la persona que está allí enterrada, era realmente el anterior Jefe del Estado.

Sólo se buscan los restos de los de un lado pero los del otro reposan en fosas comunes, en Paracuellos o en cualquier cuneta de cualquier camino sin que nadie, esxcepto sus familias, se acuerden de ellos.

Es de respetar la decisión de algunas  familias por conocer y en su caso trasaladar los restos de algún pariente cercano enterrado en el Valle y que fueron llevados allí, parece ser , que sin pedir permiso a msus familiares. De acuerdo, pero existen otros muchos casos de fusilados o muertos en la guerra que no se sabe donde están enterrados. ¿No sería mejor, que si realmente fuera posible se conociera a los enterrados de un lado y del otro, que se encuentranb en el Valle de los Caídos y que descansaran en paz allí donde están?. Eso sí sería reconciliación y respeto a la Memoria Histórica de unos y de otros.

A mí, por ejemplo, me gustaría que mi abuelo Luis descansara en paz en el Valle de los Caídos y no en algún camino, cuneta o paredón de los montes del Pardo donde fué asesinado en 1.936.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *