Campamento Santa María del Buen Aire

Campamento Santa María del Buen Aire 

 

Están de moda los campamentos. Es la forma ideal para tener a los niños entretenidos durante los veranos, mientras los padres siguen trabajando y los colegios están cerrados. Los hay de todo tipo y condición. Campamentos de los grandes equipos de fútbol, campamentos ecológicos o de Granja Escuela, campamentos de Tenis o Golf y otros de influencia política. Y recordando me vino a la memoria que aquí en San Lorenzo, en la Herrería, existió el que se llamó Campamento de Santa María del Buen Aire dirigido y gestionado por la O.J.E la Organización Juvenil de la Falange. Esta organización era un movimiento de voluntarios que se crea en 1.960 y figura como dependiente del Frente de Juventudes dependiente a su vez de la Secretaría General del Movimiento de la época franquista.

Recuerdo cuando era pequeño ver desfilando a los componentes del Campamento con sus uniformes de pantalón corto, medias blancas y botas de montaña, boina y camisa azul que con el paso del tiempo les han dedicado frases injuriosas. Allí en Santa María del Buen Aire pasaban los veranos muchos jóvenes que quizás tenían dificultades para pasar un veraneo en la Sierra, haciendo deporte y a los que se les formaba en una serie de valores y, por que no, se les adoctrinaba en la doctrina de Movimiento del partido único que imperaba en aquellos años. Hoy día en otros campamentos de verano también se instruye en otros valores y doctrinas.

 

Fui por la Calleja Larga hasta lo que queda del antiguo Campamento. Poco realmente. La explanada, donde las telas de las tiendas de campaña se alzaban al viento serrano y algún residuo de elementos de piedra es todo lo que queda. Al fondo, el Albergue juvenil hoy de piedra y cubiertas de pizarra y no, como antes de tela de las tiendas de campaña donde residían los jóvenes que venían a San Lorenzo a hacer el campamento.

 

“El Frente de Juventudes fue creado en 1.940 como una sección dela Falange. Las funciones que tenía encomendadas fueron la educación política, física y cultural de sus afiliados, pretendiendo crear una base para la futura militancia en el partido único siendo un instrumento de adoctrinamiento de las consignas políticas del Movimiento. La influencia mayor se realiza a través del deporte y los campamentos ya que permitía a muchos jóvenes de procedencia “humilde” conocer el mar y entrar en contacto con la naturaleza.” Es la referencia que hace Bonifacio Navarro Poveda de aquellos elementos que el Movimiento utilizaba para adoctrinamiento como hoy día otros utilizan manuales diferentes para el mismo fin.

A la Organización Juvenil Española (OJE) gran parte de la juventud miraba con recelo al ser una organización juvenil tan cerrada y adoctrinada. Para adaptar la organización a los nuevos tiempos, en el año 1.961 se creó la Delegación Nacional de Juventudes que se hacía cargo de la continuidad del Frente de Juventudes que era sustituido por la OJE. Sus objetivos iban dirigidos a la prestación de servicios a los jóvenes especialmente en el tiempo libre. La OJE contaba con una importante red de albergues y campamentos y combinaba el deporte y los juegos con un enfoque político ocupando el vacío de asociaciones juveniles.

Algunas de las actividades que realizaban al aire libre los jóvenes consistían entre otras, a marchas, acampadas, montañismo, senderismo, técnicas al aire libre, conocimiento del medio natural o protección del medio ambiente.

A pesar de su cerrado talante es curioso que en Petrer, pueblo de Alicante, el talante abierto y participativo de sus dirigentes o mandos junto con la influencia de jóvenes universitarios y líderes del incipiente movimiento obrero de Petrer y Elda, convirtieron a la OJE de Petrer en un semillero de futuros militantes y dirigentes de partidos y organizaciones de izquierda como Comisiones Obreras, Partido Comunista, Movimiento Comunista, Junta Democrática.

También existieron campamentos para disminuidos físicos. El primer campamento para invidentes fue el de Santa María del Buen Aire en San Lorenzo. Muchas historias, anécdotas y recuerdos del campamento de la Herrería se podrían contar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *