Vuelven los chocolates Matías López

875e58d4be3e1a0eaa3dcd71d606279f

Para hablar de Matías López (1.825- 1.891) hay gente mucha más docta que yo en este tema. No sólo podrían contar muchas más cosas los que allí trabajaron durante muchos años, sino también el profesor e historiador Sánchez-Meco que escribió el magnífico libro “Cuando El Escorial olía a chocolate” que realmente no era una licencia literaria sino que era la pura realidad porque, en aquellos años, todo olía a chocolate y giraba a su alrededor. Las chimeneas humeantes que impregnaba de olor de cacao a su alrededor; carteles como el famoso “Antes, Después y Los que toman dos veces al día Chocolates Matías López” lo llenaban todo y cada tren que paraba en la estación recibía la visita de jóvenes vendiendo los famosos chocolates. Los chocolates Matías López revolucionaron la Villa del Escorial.

116180La historia de Matías López es casi de película. Un joven gallego analfabeto con 19 años decide salir de Sarria, su terruño de Lugo y venirse a Madrid a trabajar en un obrador de cacao. Estudiaría por las noches compaginando los estudios con el trabajo. Años después inauguraría su propio negocio en la calle de la Palma en Madrid para, tras su éxito, recalar en El Escorial en 1.871, donde compra la azucarera Alianza Industrial por 200.000 pesetas e inicia lo que sería la Fábrica de Matías López. Sus métodos y estrategias de distribución, la compra de molinos de cacao impulsados a vapor y sus fórmulas y novedades sociales y laborales impulsaron un éxito desconocido por estas tierras. Hábil e innovador socialmente comprometido, de ideas liberales y progresistas que aplicó a su empresa llegando a ser uno de los empresarios más importantes de Europa. Construyó un pueblo dentro de otro pueblo pues los trabajadores podían beneficiarse de préstamos para sus casas, escuela para niños y niñas, economato y hasta una Capilla dedicada a San Matías, que construyó en los terrenos aledaños a la fábrica, terrenos que hoy ocupa la Urbanización Parque Real.

Sus métodos publicitarios y sus campañas de venta se hicieron famosos por su novedad. Sus elementos de publicidad, cajas, envoltorios y otros objetos, en los que chocolates_matias_lopezhasta llegaron a poner su retrato para evitar copias de la competencia, deberían exponerse en recuerdo de lo que fue aquella aventura empresarial.

Fallecido en 1.891 la gestión es heredada por sus hijos y por pasa por serias dificultades que les llevaron a su cierre en 1.962.

Y ahora, después de más de cincuenta años, vuelve el chocolate Matías López de la mano de Manuel de Cendra Aparicio, 5º marqués de Casa López y arquitecto, que con su mujer e hijas han decidido retomar el negocio del chocolate de calidad que fundara su tatarabuelo.  Los nuevos chocolates, en cuatro variedades, salen al mercado en ediciones limitadas siendo la primera de 2.000 unidades que, creo. está prácticamente vendida. El Escorial ha sido, como es lógico, uno de los primeros lugares en recibirlos con las manos abiertas pudiéndolos encontrar en “De Lys” en la Villa y en “La Carpetana” en San Lorenzo.

 

Un pensamiento en “Vuelven los chocolates Matías López

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *