Paseo por las letras escurialenses

Azaña de joven en El Escorial  Hermanos Alvarez Quitero

Azaña de joven en El Escorial                                                     Hermanos Álvarez Quintero

 En Madrid existe el conocido Barrio de las Letras así llamado porque en él fijaron su residencia la mayor y más fructífera concentración de escritores de nuestro Siglo de Oro. Cervantes, Lope de Vega, Tirso de Molina, Calderón de la Barca, Góngora, Quevedo…habitaron en el barrio y en esta zona estuvieron situados dos de los corrales de comedias más importantes de la época: el de la Cruz y el del Príncipe. Allí en una de las calles que limitan el barrio, en la calle Atocha 87, se encontraba la imprenta de Juan Cuesta donde se hizo la edición príncipe de la primera parte de Don Quijote de la Mancha en 1.604.

En el barrio además de ubicarse algunas residencias de estos autores de nuestra literatura, existen algunos edificios históricos como la Iglesia de San Sebastián conocida por sus importantes archivos. En ellos figuran los datos de bautismo y gran parte de la vida de hombres ilustres que se bautizaron, casaron o celebraron allí sus  funerales. Ramón de la Cruz, Benavente se bautizaron; Larra, Zorrilla o Bécquer se casaron en esta Iglesia y Ruiz de Alarcón y Espronceda se encuentran allí enterrados.

A pesar de sus muchos bares y restaurantes, el barrio todavía  respira las letras de los libros que allí nacieron y se recuerda a sus autores con numerosos elementos urbanos o placas junto a la puerta de las que fueron sus viviendas. Realmente un paseo por el barrio es un paseo nostálgico por las mejores letras de nuestros maestros.

Y esto me lleva a realizar otro paseo por las letras, pero en este caso de las letras escurialenses. Muchos han sido los escritores ilustres que ante la grandeza del Monasterio y de su entorno, de la Sierra de Guadarrama y de su tranquilidad, fijaron su residencia o pasaron grandes temporadas en San Lorenzo. Desde los tiempos del Rey Felipe y sus escritores favoritos, historiadores que cantaron los pormenores de la obra de la gran fábrica berroqueña hasta hoy, grandes autores has pasado por nuestro pueblo.

El artículo de Enrique Peñas publicado en el Diario del Noroeste, realiza un paseo imaginario por las Letras Escurialenses como si paseáramos por la calle Huertas, Quevedo, del León, Cervantes o alguna de las que  conforman el Barrio del Letras de Madrid. En él recuerda por ejemplo que en una de las Casas de Oficios vivió y escribió José Ortega y Gasset. Recordar aquí a Antonio Sáez de Miera que cuenta como la frase de Ortega, “yo soy yo y mis circunstancias”, parece que surgió en la Herrería de El Escorial y es que la sierra de Guadarrama desempeñó un papel importante en sus reflexiones sobre la naturaleza y el paisaje: “Mi salida natural al mundo, se abre por los puertos del Guadarrama” dice en sus Meditaciones del Quijote.

En la Universidad María Cristina estudiaron Sánchez Mazas el falangista y escritor y el que sería Presidente de la República, Manuel Azaña, autor entre otros del “Jardín de los Frailes” recordando y criticando su educación religiosa en el Colegio Alfonso XII. En el actual Paseo Carlos III camino de la Casita de Arriba, vivieron los Hermanos Álvarez Quintero y donde escribieron algunas de sus costumbristas obras.

Calles recordando a Alarcón, a Calderón de la Barca o adentrándonos en el Barrio de Abantos la de Guillermo Fernández Shaw autor de zarzuelas. Acabar el paseo en la plaza de Jacinto Benavente, donde la estatua de Crispín recuerda “Los intereses creados” de nuestro Premio Nobel. Si nos vamos acercando al Hotel Victoria iremos recordando a Alfonso Paso, José López Rubio, Sánchez Silva, Diego Jalón, Apostua….autores, periodistas y tertulianos todos ellos más cercanos pero desaparecidos. Recordar a tantos que han pasado por las aulas de la Universidad María Cristina, agustinos del Colegio Alfonso XII, historiadores que todavía están entre nosotros y los que el mismo pueblo de San Lorenzo ha dado a las letras sería otro maravilloso paseo por las letras escurialenses.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *