Los jóvenes de hoy

Mientras el Papa se dirige a los jóvenes en esta Jornada Mundial de la Juventud que se está celebrando en Madrid, me he encontrado con una amplia encuesta para el diario “La Razón” titulada “Así se ven los jóvenes” y que me ha llamado poderosamente la atención. Muchas de las preguntas están relacionadas con la fe y la Religión y sobre todo con el futuro de la situación económica y la precariedad del trabajo. Así nada menos que un 83,2% de los encuestados mencionan el paro y la precariedad laboral como el principal problema de los españoles.

Defraudados con el Gobierno y con el movimiento del 15-M siendo la opinión mayoritaria la de que este movimiento está “manipulado políticamente”. Es curioso pero los jóvenes españoles son muy críticos con su propia generación, definiéndose como consumistas, desmotivados, pasivos y muy poco comprometidos con causas solidarias.

Para muchos de nosotros, uno de los principales problemas que afecta hoy a los jóvenes y a los no tan jóvenes, es la pérdida de valores que tiene su fundamento en la pésima educación de los jóvenes que ha perdido su sentido formativo y la inculcación de los valores fundamentales del hombre. Por eso no es de extrañar que los jóvenes consideren que uno de los aspectos en los que hemos empeorado es, en primer lugar, en la educación por encima de la economía y de la situación política.

Son pesimistas frente al futuro, si las cosas no cambian, y necesitan mensajes de esperanza como los que seguro trae Benedicto XVI. Ellos saben que los necesitan y los buscan desesperadamente. Ven un mundo lleno de problemas y más del 76 % opinan y esto es muy preocupante,  que dejarán un mundo peor a sus hijos.

Según la encuesta de La Razón nada menos que el 70% de los jóvenes confían en la fe y consideran que la religión puede ayudarles en su vida diaria. Esto no lo parece a la vista de la vida actual de la juventud, pero si se interioriza en ellos realmente es así como lo demuestra esta encuesta. Se consideran creyentes mayoritariamente y seis de cada 10 considera que la fe ayuda a ser feliz. Una amplia mayoría considera a la Iglesia como la Institución que más ayuda a los pobres y citan como ejemplo de vida a Jesús de Nazaret.

La encuesta nos debe llamar la atención  pues aunque no lo parezca, la  mayoría de los jóvenes tienen muy claro algunos valores como la familia con porcentajes superiores a la de su propia salud. Apoyan la cadena perpetua, rechazan la pena de muerte y el 75% está en contra de que se engañe a Hacienda con los impuestos. No pongo ni quito una coma a la encuesta, sólo la comento.

He visto por televisión los actos de estas Jornadas. Aunque habrá tiempo para comentarlos y desgranar los mensajes enviados a la juventud del mundo entero aquí representado, hay algo que me ha impresionado al  verlos en televisión y en nuestro pueblo.

Es impresionante ver las caras de alegría de los miles de peregrinos que  han llenado la Plaza de la Diosa Cibeles, el Vía Crucis o los actos de la Vigilia y la Misa de Cuatro Vientos. Casi todos muy jóvenes con las mochilas llenas de alegría y de ilusión, soportando los 38 grados de calor que están cayendo sobre Madrid.

Ver y escuchar a los jóvenes que han venido de todo el mundo a estar y escuchar al Papa, es todo un tratado de fe, de alegría, de dar un sentido a la vida y que seguro, tiene que dejar poso a mucha gente.

Emoción, fiesta de fe, bailes y cánticos sin importarles el cansancio, la falta de sueño y el intenso calor que están soportando. Así son los jóvenes que han venido a Madrid contagiados por la alegría de los españoles.

Ver cómo les insultaban los de la manifestación anti Papa, sin que la policía  hiciera nada hasta que no tuvieron más remedio de cargar y ver una reacción como la que tuvieron los jóvenes peregrinos, tiene que tocar la fibra a mucha gente. ¿Qué imagen se habrán llevado estos peregrinos que tuvieron que soportar insultos y vejaciones en la Puerta del Sol por el mero hecho que creer en Cristo?

Cuando se ve esta manifestación de fe, alegría y compromiso de los jóvenes del mundo, muy alejada de otras manifestaciones vandálicas que hemos visto los últimos días en Londres y respetando a todos los que no piensen igual, que cada uno saque sus consecuencias.

No todos los jóvenes son creyentes, ni todos son “perroflautas”. No todos los jóvenes son ateos, ni todos van a misa. No todos son estudiosos, ni todos hacen botellón. Pero todos los jóvenes buscan algo a que agarrarse ante la falta de perspectivas de futuro, muy lejos de la “indignación” del movimiento manipulado electoralmente por algunos políticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *