Palomas mensajeras

Siempre me han gustado las palomas hasta el punto que inicié un estudio iconográfico sobre la paloma en el arte. Revisando la historia del arte siempre la encontraba en cualquier tipo de manifestación artística. Me impactaba que desde el cuadro de la Anunciación con el Espíritu Santo representado por una paloma como símbolo de paz y de reconciliación, hasta la que hizo Picasso muy difundida y utilizada como símbolo de la paz, la paloma siempre apareciera en cuadros y obras de arte. No hay ceramista que no haga palomas ni escultor que no las haya realizado. Está presente en la iconografía de la Virgen (la Virgen de la Paloma; la Blanca Paloma etc.) también en la música, en la heráldica, en la poesía, la mitología, en la magia negra de ciertos poblados y en la magia blanca.

Contaba una tía mía que aquí en San Lorenzo, Juan Luis, un chico que vivía en el chalet vecino al de nuestra familia, tenía una novia que residía en el Barrio de Abantos y a la que su padre no dejaba salir con él por ser muy jóvenes. El chaval era ingenioso y salía siempre de los mayores embrollos. Para poder comunicarse, compró una paloma mensajera ya que creía que enseñándola un poco, llevaría sus mensajes de amor a su idealizada novia. Llevaba a la paloma por las mañanas hasta cerca de la casa de la novia para que fuera aprendiendo el recorrido y llegar hasta un palomar que construyó la novia en la buhardilla de su chalet de Abantos.

Después de varios intentos, entrenamientos y ensayos la paloma salió con un mensaje amoroso hasta la casa de su enamorada, pero nunca volvió. Jamás llegó a enterarse si la paloma fue cazada por el camino y descansó en la paz de una cazuela, o en lugar de llegar al palomar aterrizó en el jardín y el padre tras leer el mensaje la dio pasaporte y se la comieron. Por supuesto no volvió a ver a su amada. Parece un bonito cuento pero es la pura verdad.

La paloma mensajera, variedad de la paloma bravía, es como todos sabemos, una raza de paloma entrenada para regresar a su palomar una vez entregado el mensaje y soltada por el receptor. Es un mecanismo desconocido todavía hoy día y muchas han sido las investigaciones para dar una explicación adecuada y exacta al comportamiento de estas aves. Durante años, su utilización militar ha sido uno de los métodos más eficaces en tiempos de guerra para comunicarse sin ser detectados. En 1.879 el Ejército español las incorporó a sus filas como “soldados” muy singulares. Era un método rápido que han utilizado los Ejércitos y también barato. Nuestro Ejército contaba con 300 palomas y 5 militares encargados de la sección colombófila hasta 2.009. Una de estas palomas mensajeras, único enlace con el mando de los guardias civiles del Santuario de la Virgen de la Cabeza durante la guerra civil, fue herida en uno de sus viajes y consiguió llegar a su destino para entregar el mensaje de los guardias, muriendo al poco tiempo. Fue condecorada y disecada permaneciendo en el Museo del Ejército. Hace unos días y por un Real Decreto esta sección de palomas mensajeras ha dejado de existir al no tener ya interés para la Defensa Nacional dados los nuevos y sofisticados métodos de comunicaciones. No se si las condecorarán, las ascenderán, las pondrán en libertad a pesar de sus muchos secretos o irán a la cazuela de los cuarteles, pero la verdad es que me han dado pena. ¿Y que será de los 5 militares que las cuidaban?

Que un Consejo de Ministros, con la que está cayendo, dedique unos minutos a las palomas y publique un Real Decreto sobre su extinción es tremendo. ¿Se figuran a Carmen Chacón, ministra de Defensa, informando en el Consejo sobre este tema? No se como se lo tomarían los ministros, pero seguro que mejor que si hubiera informado sobre los 90.000 euros que se ha gastado el Ministerio en contratar a Miguel Poveda, un cantante flamenco, para amenizar la cena ofrecida a los ministros de Defensa de la Unión Europea, estos días en Palma de Mallorca.

Hace tiempo que no veo palomas en El Escorial. Las he buscado pero no las he encontrado. Quizás a partir de ahora, si sueltan a estas 300 que han desmilitarizado, alguna venga a anidar por estos lugares y hagan compañía a las cigüeñas que ya conviven con nosotros desde hace tiempo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *