La Ley de Desmemorioa Histórica

La represión contra todo lo que es la Historia reciente y me estoy refiriendo concretamente a la Guerra Civil y a la época franquista, ha llegado hasta nuestros pueblos. Desconozco la “Ley de Desmemoria Histórica”, que yo la llamo así porque la han hecho y la aplican gente desmemoriada. Ni la he leído ni la pienso leer. Creo que no es necesaria su lectura. Dicen que por sus hechos los conoceréis y viendo a quién se aplica y porqué, no necesitamos nada más.

Me cuenta un amigo, omito su nombre por si también le borran, que vio hace unos 20 días como una grúa desmontaba la cruz de granito existente en el patio del Santuario de la Virgen de Gracia en la calle Floridablanca, con madrugada y alevosía pues eran las ocho de la mañana. ¡Que cobardía no hacerlo a las 12 del mediodía! El trabajo de la grúa era sustituir la piedra de la cruz por otra lisa, ya sin el escudo de la falange. Mientras me lo contaba en el propio patio del Santuario, fotografié la cruz que tantas veces había visto con el yugo y las flechas y la parrilla de San Lorenzo en la basa del crucero y la comparé con la que tenía. ¡Mucho más bonita la antigua!

El escudo de Isabel y Fernando, padres de lo que hoy conocemos como España, lleva el yugo y las flechas que luego se apropió la Falange pero no por eso vamos a quitarlo del escudo que fue de los Reyes Católicos.

Por otra parte, la lápida que recordaba en el Jardín de los Frailes el IV centenario de la primera piedra del Monasterio, colocada en 1.963 y en la que figuraba el nombre del que era Jefe del Estado en esa época, es decir Francisco Franco, ha sido sustituida, también por el Patrimonio, por otra de piedra lisa.

Y yo me pregunto. Tras la aplicación de la ley de “Desmemoria Histórica” y su aplicación sólo para los de un lado ¿que harán con el bronce de los bustos y de las estatuas a caballo de Franco que han retirado? Me figuro que lo fundirán y con él moldearán alguna estatua ecuestre de Zapatero, Pepiño Blanco o Gallardón que serán colocadas en la Plaza Mayor, en los Nuevos Ministerios junto a la de Besterio, que esa no se ha quitado, o en la Estación de Atocha por decir algunos lugares preferentes.

¿Por qué retiran las estatuas y los bustos de Franco y no destruyen los pantanos, los Nuevos Ministerios o cualquiera de las muchas obras que se hicieron durante sus años de gobierno? Dejan el pantano y le quitan la placa que lo declaraba inaugurado.

Desde hace tiempo no tengo ninguna simpatía a los dirigentes del Patrimonio Nacional porque siempre se han creído y más ahora, sus dueños y el patrimonio es de todos y no de los dirigentes de turno.

La Historia no es patrimonio de los historiadores ni de los políticos, es nuestra. Es tan nuestra como sus símbolos, sus guerras, sus victorias y sus derrotas. Es Historia nuestra: los celtas, los romanos y los moros; la Armada Invencible y San Quintín; los austrias y los borbones; nuestra es la Guerra de Cuba, la invasión napoleónica, la pérdida de Gibraltar, la batalla de Bailén o los 40 años de franquismo. ¿Porqué borrar sólo una parte de ella? Dejemos a la Historia como fue y no la demos vueltas ni la interpretemos. No la rescribamos y asumámosla como es. La historia se asume y no se interpreta. Muchos quieren, después de 70 años, ganar una guerra que no hay duda que la perdieron. Eliminar del Museo del Ejército en Toledo, todo recuerdo del asedio durante la guerra Civil es un error histórico de tamaño natural. Se borra del Alcázar su propia historia, como fue su asedio y se quiere presentar a los asediados como víctimas y a los que no pudieron asaltarlo como los vencedores.

Pero el desalojo de símbolos y placas ha llegado también a la Embajada en Washington. Leo que ha desaparecido la placa en la que se recordaba que en 2.004 fue José María Aznar, presidente del Gobierno, quien inauguró la nueva residencia del embajador. La placa ha desaparecido siendo embajador Carlos Westedorp y nadie sabe donde está. Es decir la “desmemoria histórica” ha llegado a esta “democracia” que tenemos que no respeta ni la historia mas reciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *