Perfiles Escurialense: José María Sanchez Silva

Perfiles escurialenses

José María Sánchez –Silva

 

El viernes es día 11 del 11 del 2.011; día esotérico, precioso para jugar a la Lotería o a la ONCE, que para que vuelva a producirse deberán pasar mil años hasta el 11 del 11 del 3.011. Es también como todos, un día de aniversarios. Todos los días se cumplen años de un acontecimiento importante para alguien. En este caso se cumplen 100 años del nacimiento de José María Sánchez-Silva, escritor famoso que vivió y murió en San Lorenzo del Escorial y en cuyo cementerio parroquial está enterrado junto a su mujer Carmen Delgado.

Desde que quedó atónito frente a la “inmensa oleada inmóvil” que para él fué el Monasterio al visitarlo por primera vez con un amigo en taxi desde Madrid, decidió unos años después, que no quería despegarse de este pueblo y como él mismo cuenta: “Mi propósito de tener algún día un techo propio aquí era tan firme que no sé si durante un año o más, sin tenerlo aún, mantuve un teléfono inútil  a mi nombre en el listín de San Lorenzo como un ancla de esperanza”. Tras vivir en Timoteo Padrós durante catorce años, quedó anclado en la “pacífica aldea” como llamaba a la urbanización” El Tomillar”, donde vivió, últimamente con su hija Reyes, hasta su muerte.

Aquí en El Escorial era visitado a menudo por su gran amigo Camilo José Cela que llegaba a la puerta del chalet con el Rolls Royce y su espectacular choferesa negra. Quizás por casualidad, con sólo cuatro días de diferencia, fallecía su amigo Camilo José al que seguro que esperó José María en alguna nube para hacer el viaje juntos, con pan y vino y encontrarse con Marcelino para, como dice su hija Reyes, hacer “reír al Buen Dios, que tanto debe necesitarlo”. Seguro que Jesucristo le devolverá con creces el pan y el vino que de la mano de Marcelino, José María le dio mientras hablaba con él en aquella maravillosa película.

Periodista, escritor de relatos, de guiones cinematográficos y de ensayo, autor de teatro, conferenciante y viajero, destacó por sus cuentos para niños. Entre otros galardones, Sánchez-Silva  recibió el Premio Andersen, el Nobel de la literatura infantil, único español en conseguirlo; el Premio Mariano de Cavia, el Premio Nacional de Periodismo y el Premio Nacional de Literatura por “Tres novelas y pico”.

Autor de “Marcelino Pan y Vino” la gran película que ha hecho llorar a medio mundo y cuyo éxito se debió a la conjunción de cuatro estrellas que, como en el firmamento, suele suceder muy pocas veces: José María Sánchez-Silva el autor del maravilloso cuento; José Luis Navascués, su productor; Ladislao Vadja el director y Pablito Calvo su pequeño protagonista. Luego escribiría los cuentos “Historias menores de Marcelino Pan y Vino” y “Las aventuras en el cielo de Marcelino pan y Vino” con los que cerraba la trilogía.

¿Quién no ha llorado con la última escena en la que un brazo del Cristo crucificado le tiende la mano a Marcelino y se lo lleva al Cielo con él? ¿O al ver el diálogo de Marcelino con el Crucificado cuando le ofrecía un trozo de pan y un vaso de vino mirándole a los ojos? O ¿quién no se ha divertido con las travesuras de Marcelino en el Convento?

A la vista de todo lo leído sobre él, siento no haberle conocido como lo hizo mi hermano, del que fue buen amigo y que hoy me contaría, como sólo él sabía hacerlo, las cosas más interesantes de una vida cristiana plena con seis hijos y llena de literatura, guiones y artículos periodísticos.

Cuenta su hija Reyes cuando se despedía de su padre en una  sentida necrológica, que acababa de releer uno de sus cuadernos IPOD (Ideas para otro día) que no son los actuales elementos electrónicos. Eran frases cortas, estilo greguerías, como: “La memoria duele; el olvido mata”; “La edad perjudica la salud”; “En la guerra como en el amor, las grandes batallas suceden de noche” o una de sus últimas “Me gustaría que estas fueran mis últimas palabras escritas: Jesucristo es el hombre de la Historia más digno de ser Dios”. Con este Hombre hablará para siempre y seguro que con Marcelino, Pan y Vino.

3 pensamientos en “Perfiles Escurialense: José María Sanchez Silva

  1. jose carlos

    está muy bien.se lo comentaré a su hija Reyes y la diré que se publicará el viernes en La Gaceta.gracias

  2. reyes sánchez-silva

    muchas gracias, Jesús, por tu cariñoso recuerdo para mi padre, que valoro mucho más por ser el único de momento.
    Sabrás que un catedrático emérito de periodismo ha enviado un artículo conmemorativo a un diario de tirada nacional (en el que muchas veces colaboró mi padre)y no se lo han publicado «porque no estaba el directo» ¡! Se conoce que el subdirector y el redactor jefe son simples figurantes…
    En fin, ¿será que vivimos en un país de ingratos?
    Gracias de nuevo y un abrazo,
    R e y e s

  3. Fernando Albares García

    Estimada Reyes, buscando en internet la posibilidad de contactar contigo, me he encontrado con el perfil escurialense de tu padre y tu comentario de agradecimiento a Jesús, sobre su perfil, que es una belleza.
    Nos encontramos mi socio y yo en tu casa de El Escorial hace ya algún tiempo pues queríamos hablarte, como no, del proyecto que teníamos sobre Marcelino, ¿nos recuerdas?.
    A pesar del tiempo transcurrido seguimos pensando en el mismo proyecto. Si me puedes pasar tu correo te ampliaría más al día de hoy. Anotalo por si no te llega dentro del comentario.
    Un cordial saludo.
    Fernando Albares
    falbar007@gmail.com
    Móvil: 653.919.893

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *